martes, 31 de enero de 2017

Los Súper Robots del cómic Mexicano. Parte 1 de 3: Zor y los Invencibles.

Portada de Zor y los Invencibles #103, de 1971

Al hablar del cómic de aventura en México no podemos dejar de mencionar la aparición de revistas estelarizadas por Súper Robots, de las cuales hablaremos en esta serie de tres artículos.

El primer cómic mexicano de este tipo en publicarse fue Zor y los Invencibles, una revista infantil que alcanzó un relativo éxito y un lugar respetable dentro del imaginario popular mexicano durante las décadas de los sesenta y setenta, cuando dejó de publicarse debido a la caída en ventas y el alza en los costos de impresión.

Zor y los Invencibles fue creada por Ángel Morales y Oscar González Guerrero para Editormex en 1969, ya que la editorial buscaba expandir su línea de historietas con un nuevo concepto que funcionara con niños pequeños y así complementar la ya exitosa revista de Capulina.

Un dato curioso a mencionar es que aunque el fin oficial de la revista supuestamente se da en 1979, ésta se continuó reimprimiendo hasta aproximadamente 1987 en lo que Editormex llamó “formato mini” es decir, una edición de bolsillo de un tamaño ligeramente menor a la octavilla. A fin de lograr esto, la editorial recortaba las páginas originales de manera que cada una de las páginas del formato mini constaba de un solo panel. Si bien esto ayudó a mantener a Zor y los Invencibles en los puestos de periódicos por unos cuantos años más, la falta de nuevo material al final terminó por volver insostenible a la publicación.

Fanart realizado por Juan Fletes.

La historieta narra las aventuras de Zor y los hermanos Tito y Paty, un par de huérfanos que terminan siempre involucrados en situaciones de lo más fantásticas y peligrosas, de las cuales escapan gracias a la ayuda del ya mencionado robot. Otros personajes que aparecen son Pipo, el perro mascota de los hermanos, Don Lencho, el abuelo y guardián de los niños y el jefe de policía.

Algo interesante de Zor es que es un súper robot consciente de su propia existencia que ha sido enviado a la Tierra para luchar contra el mal por su creador, el sabio Bondín; para llevar a cabo su misión, Zor cuenta con algunas habilidades interesantes, ya que además de estar hecho de un metal virtualmente indestructible, es capaz de cambiar de tamaño a voluntad, posee súper fuerza, tiene la capacidad de volar y otras más según lo demande el argumento. Digamos pues que Zor cumple la función de ser el Deus Ex Machina de la historia.

Otro aspecto a notar es que Zor puede dotar a Tito, Paty y hasta a Pipo su mascota de poderes especiales como la habilidad de volar, súper fuerza y de invulnerabilidad siempre y cuando los tres se mantengan cerca de él. De este modo, Tito se convierte en “el Comandante Megatón”, Paty en la “Capitana Galaxia” y el perro Pipo en el “Sargento Neutrino”, formando el trío conocido como “los Invencibles” mencionado en el título de la revista.

La mayoría de las historias presentadas se desarrollaban en Villa Feliz, un pueblo con una alta proclividad a ser amenazado por monstruos, ejércitos invasores, sindicatos del crimen, extraterrestres y desastres naturales que además adolece de un departamento de policía en extremo ineficaz, razón por la que Zor siempre está ocupado rescatando la ciudad.

Publicidad original de Zor, aprox. 1969-1971

Los argumentos y el estilo de la revista son bastante sencillos (lo cual es de esperarse ya que la historieta va dirigida a un público muy joven), y aunque podría decirse que siguen el formato usado por series de acción hechas por Hanna Barbera como fue Frankenstein Jr y los Imposibles, lo cierto es que Zor y los Invencibles sí logran tener una identidad propia gracias al aspecto fantástico y poco usual de sus aventuras. En cuanto al arte, podemos decir que los trazos de Ángel Morales son buenos, con un estilo rápido y sobrio que hace fácil de leer sus viñetas. Estos factores permitieron que la revista de publicación semanal lograra llegar a tener tirajes de 25,000 ejemplares.

Algunos otros puntos de interés son que, gracias a Pipo el perro, se puede decir que Zor y los Invencibles precede a la moda del insoportable animal compañero de aventura que cumple el papel de ser el alivio cómico (Orko en He-Man, Snarf en Thundercats, etc.) que se volvió popular en los años 80’s. Algo más es que Paty, como la Capitana Galaxia, bien podría considerarse como la primera, y posiblemente la única, chica mágica (La Princesa Caballero, Sailor Moon, etc.) del cómic mexicano.

Debo admitir que aunque la revista se publicó un par de décadas antes de mi época, sí he podido leer varios números gracias a su disponibilidad en el mercado de segunda mano, en donde todavía es posible conseguirlos en razonablemente buen estado y me he quedado con una buena opinión de la historieta. Si bien los diálogos usan palabras y frases que ya han caído en el desuso y el perro Pipo llega a ser bastante molesto, en general Zor y los Invencibles es de hecho un trabajo disfrutable, con un concepto flexible y que puede ser adaptado sin muchos problemas a cualquier situación. En definitiva la idea es buena.

Mencionado lo anterior y admitiendo que  al día de hoy Zor y los Invencibles han caído en el olvido y su revista es prácticamente desconocida por el público en general, no deja de ser notable que algunos artistas del cómic mexicano actual han realizado ilustraciones de los personajes haciendo homenaje a una historieta que les divirtió en su niñez, por lo que podemos decir que interés en el medio por revivir la propiedad sí existe.

Fanart de la Capitana Galaxia, realizado por Erik Perez.

Considerando todo esto, pienso que si bien en formato de revista de historietas Zor y los Invencibles definitivamente no se vendería para nada en el mercado actual, sí me parece que podría funcionar de una manera bastante aceptable en televisión, ya que el concepto base de un robot de otro planeta que le da poderes a dos niños pequeños nunca dejará de ser atractivo para el público objetivo, y creo que un estudio con experiencia y que sabe lo que hace (Ánima Estudios de México, por ejemplo), podría sin dudas hacer una serie de animación muy interesante con la idea.

Enlaces:

Fanart de Zor, realizado por Joel Ojeda


Referencias:
http://laloncheradelosrecuerdos.blogspot.mx/2010/01/zor-y-los-invencibles.html

4 comentarios:

  1. Creo que es algo interesante que la co-creacion del señor González Guerrero si tenga cualidades para sea atemporal.
    El próximo es sobre... *Escalofríos* Karmatron? Suerte, creo que la vas a necesitar si ya sabes cuáles miembros de cuál club UFO se enteran. 😂

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ventaja de Zor y los Invencibles es que el concepto es sencillo, por lo que es muy flexible y fácil de adaptar a tiempos modernos, además de que los personajes son agradables en su diseño. En verdad creo que es una idea que podría funcionar bien en televisión.

      No se preocupe, don Andoc, usted ya sabe cuál es mi opinión sobre todo ese asunto. Pero como el artículo se enfocará sólo en la revista en sí, no creo que suceda nada, y La verdad no tengo inconveniente si alguno de ellos se da una vuelta por aquí y decide comentar en el próximo artículo.

      Eliminar
    2. Es posible que no comenten nada. Aunque con la mención de Ánima estudios (algo genial, por cierto) en este artículo es posible que, bueno... ya sabes.

      De nuevo suerte con el próximo artículo.

      Eliminar