domingo, 28 de agosto de 2016

¿Por qué fracasó el remake de los Cazafantasmas?


Uno de los desastres más sonados en taquilla del 2016 fue sin duda es el innecesario remake de los Cazafantasmas, el cual estuvo envuelto en problemas de producción, de dirección, de líos con los creadores de la franquicia, con los miembros del elenco original, con los fans y para rematar esta cascada de problemas, el estudio intentó salvar este desastre usando una de las peores campañas publicitarias de las que se tenga memoria en la historia reciente del cine.

Ha sido gracias al hackeo que sufrió Sony en el 2014, en el que se filtraron a Wikileaks cientos de correos electrónicos de la compañía, que nos hemos podido enterar de cuáles fueron las malas decisiones detrás de las cámaras que provocaron el fracaso total de este intento de despertar el interés en esta propiedad luego de treinta años de permanecer inactiva. Lo que se reveló es bastante interesante y, entre otros, será uno de los temas que vamos a tratar en esta columna.

Antes de entrar de lleno en el desafortunado proceso de filmación, es conveniente hacer un recuento de los antecedentes que llevaron a la producción de este remake, así que retrocedamos unos años y veamos qué fue lo que provocó que Sony se decidiera por empezar desde cero en lugar de continuar la historia de las dos películas anteriores.

Antecedentes.
Amy Pascal, a quien mencionaremos mucho en este artículo.

Una de las propiedades cinematográficas que adquirió Sony cuando compró Columbia Pictures fue precisamente Los Cazafantasmas, aunque al estudio no le interesó revivir la franquicia hasta que se dieron dos eventos importantes en Hollywood, los cuales son:
  • La moda de los universos cinematográficos iniciada por los estudios Marvel, que ha resultado ser un éxito en taquilla innegable.
  • El regreso de sagas cinematográficas que recibieron secuelas o remakes décadas después de ser finalizadas y aquí podemos citar a Rambo, Rocky, Terminator, Star Trek, Star Wars entre otras más.
Pero, ¿por qué no intentó Sony filmar una secuela antes? Bien, todo estaba listo para ello. Los creadores del concepto: Dan Aykroyd y Harold Ramis, quienes escribieron las primeras dos películas, ya tenían un guion listo para la tercera parte desde 1999 y el director Ivan Reitman, quien dirigió las dos cintas anteriores, estaba dispuesto a participar; el resto del elenco también tenía interés en hacer la película, con la única excepción siendo Bill Murray, pero según Aykroyd, una tercer película podría hacerse sin él. El punto, sin embargo, es que todas las piezas estaban puestas y nunca se hizo nada. Gracias a declaraciones del mismo Harold Ramis años antes de su muerte y a otras hechas por Aykroyd, se ha revelado que a nadie en Sony le interesaba el proyecto en ese momento.

El juego de los Cazafantasmas con las voces originales.

Es ahora cuando debemos mencionar el juego de Los Cazafantasmas que Atari lanzó para la X-Box 360, para la Playstation 3 y para PC en el 2009. Este juego fue muy bien recibido y vendió tan sólo en el mercado americano más de 1 millón de copias, convirtiéndose en un éxito de ventas. No podemos olvidar tampoco el cómic que comenzó a publicar la editorial IDW poco después, y que funciona como secuela de las películas y el ya mencionado videojuego; este cómic ha recibido críticas positivas y ha mantenido buenas ventas ya por años. Esto es importante de resaltar puesto que tanto el juego como el cómic le permitieron confirmar a Sony que había interés del público en la franquicia y que ésta podía resultarles redituable.

Al mismo tiempo, Sony estaba sufriendo resultados negativos en sus películas debido a que en primer lugar, el estudio carece de franquicias explotables, y en segundo, a que no logran encontrar la manera adecuada de usar las que poseen, dejando a Sony Pictures prácticamente sólo con James Bond como su fuente de ingresos más notables debido al fracaso que resultó ser su serie de Amazing Spider-Man, la cual fue un desastre tan notable que murió en la segunda entrega y obligó al estudio a compartir al personaje con Marvel y a abandonar sus planes de un universo cinematográfico basado en los personajes del Hombre Araña, causando la cancelación de las películas de Venom, los Seis Siniestros y otro proyecto de superheroínas que llevaba el nombre clave “Glass Ceiling” y que posiblemente incluiría a la Gata Negra y a la Mujer Araña.

El cómic publicado por IDW vale mucho la pena

La debacle del universo cinematográfico de Spider-Man puso en problemas a la ejecutiva Amy Pascal, la encargada de manejar los proyectos que eran aprobados por el estudio, ya que los inversionistas demandaban ver resultados positivos. Otro punto a mencionar aquí es la cancelación del proyecto favorito de Pascal, la película “Glass Ceiling” que sería protagonizada por superheroinas, y la cual la ejecutiva deseaba que fuera dirigida por Paul Feig. Estando entonces en una posición en la que tenía que encontrar algo que generara interés y posibles ganancias rápidamente, Pascal empezó a evaluar usar Los Cazafantasmas como una posible tabla de salvación no sólo de su trabajo, sino de “Glass Ceiling”, que era su proyecto personal.

Debido a esto, Amy Pascal decidió combinar su idea de una película de superheroínas con Los Cazafantasmas, a fin de llevar, sin importar los costos, su proyecto a la gran pantalla. Esto podría parecer extraño ya que Pascal no usaría su propio dinero sino el del estudio, pero no lo es tanto ya que es común que los productores en muchas ocasiones insistan hasta que alguna de sus ideas aparece en una película. Lo que hace extraordinaria a esta situación, sin embargo, es que Pascal era ejecutiva de Sony Pictures en ese momento, por lo que debió tener más cuidado al manejar los recursos económicos del estudio y de los inversionistas, algo que no sucedió.

Ahora que hemos visto algunos antecedentes, procedamos al drama que se dio dentro de Sony Pictures, el cual comenzó cuando…

Ivan Reitman y Dan Aykroyd son sacados del proyecto.

Ivan Reitman fue hecho a un lado por Pascal.

El plan inicial de la directiva de Sony para filmar Los Cazafantasmas 3, era usar la idea de Dan Aykroyd y las notas del fallecido Harold Ramis, las cuales proponían una película en la que los cazafantasmas originales entrenan a una nueva generación de exterminadores de lo paranormal antes de retirarse, pero ejecutivos del estudio no querían usar al director Ivan Reitman, pues les parecía que Marc Webb era una opción más económica. Siendo que Reitman tenía por contrato el derecho de dirigir la película y no cedió a esta prestación, Amy Pascal le asignó a Webb el trabajo de dirigir las dos películas de Amazing Spider-Man.

Mientras esto sucedía, Reitman y Aykroyd comenzaron a trabajar en más ideas para su posible película desde el ángulo en el que el equipo original le pasaría la estafeta a un nuevo grupo de cazafantasmas. En una entrevista, Dan Aykroyd reveló que su guion estaba basado en viajes a otras dimensiones.

Es en este punto cuando las películas de Amazing Spider-Man fracasan, arruinando las esperanzas de un universo cinematográfico basado en el arácnido, y como se comprobó en los correos revelados por wikileaks, Amy Pascal no tenía mucha fe en las ideas de Reitman y de Aykroyd, por lo que empezó a trabajar bajo la mesa buscando activamente sacarlos a ambos, pero especialmente a Reitman, del proyecto. Pascal también comenzó a tratar de encontrar la manera de tener el control absoluto de la película, para lo cual usó su influencia sobre los otros ejecutivos del estudio a fin de conseguir su meta.

Finalmente, Pascal logró su objetivo de sacar a Reitman, llegando incluso al grado de escribir las declaraciones que Reitman debería decir a la prensa para justificar su salida, algo que al veterano director no le agradó, aunque negociaciones posteriores lograron que Reitman se hiciera a un lado.

Lo que sucedió con Reitman, así como las modificaciones a la historia que deseaba hacer Pascal, lograron finalmente molestar a Dan Aykroyd hasta el punto en que un ejecutivo de Sony tuvo que sugerirle a Pascal que el estudio debía darle un poco de amor a fin de obtener su cooperación. A juzgar por el giro de 180 grados de Aykroyd, se podría decir que Sony consiguió calmar al actor y guionista de manera efectiva, convenciéndolo de dejar la producción completamente en manos del equipo que estaba comenzando a formar Amy Pascal.

Pero a Sony aún le faltaba convencer a otros dos actores del elenco original, así que hablemos brevemente de…

Lo que pasó con Ernie Hudson y Bill Murray.

El entusiasmo de Bill Murray se nota a flor de piel...

Otro actor de la cinta original que expresó su descontento y desconfianza sobre este proyecto y que también fue tranquilizado por el estudio fue Ernie Hudson, quien interpretó a Winston Zeddemore en las primeras dos películas. Inicialmente, Hudson declaró que comenzar desde cero no era lo que los fans de la franquicia deseaban ver, y que cambiar sin explicación a los cuatro cazafantasmas por mujeres podría ser una mala idea. Al igual que Aykroyd, Hudson también realizó un giro de 180 grados luego de una reunión con ejecutivos del estudio.

Por otro lado estaba Bill Murray, quien interpretó al líder de los cazafantasmas, el doctor Peter Venkman, y que siempre se rehusó a participar en una nueva secuela de Los Cazafantasmas argumentando en varias ocasiones que los guiones no le convencían, hasta que finalmente explicó que en su opinión, no había manera de que él, Aykroyd y Ramis, pudieran superar la primer película o al menos igualar la segunda, razón por la cual no tenía deseos de volver a la franquicia. Aparentemente Murray tiene cierto control creativo por contrato sobre las películas de Los Cazafantasmas, por lo que su renuencia era un problema que podría descarrilar los planes de Amy Pascal. La razón por la cual Murray al final dobló las manos fue también revelada en los correos filtrados a Wikileaks por los hackers, ya que en ellos se descubrió que Amy Pascal usó al equipo legal de Sony Pictures, llegando al punto en que se decidió usar la amenaza de una “agresiva demanda legal” en contra de Murray si continuaba negándose a participar en el remake.

De este modo, una vez que Pascal obtuvo el control absoluto por distintos medios sobre la franquicia, comenzó a darle nueva forma a su proyecto de superheroínas, sólo que ahora sería en versión cazafantasmas, y fue en este momento que la ejecutiva de Sony llamó al único director que sabía no discutiría con su idea…

Paul Feig entra en escena.

Paul Feig, un director aliado de Amy Pascal.

Paul Feig es un director competente y capaz de realizar buenas comedias. Sus películas Bridesmaids y The Heat fueron bien recibidas y generaron altas ganancias relativas a su presupuesto, aunque debemos mencionar aquí que Feig no tenía hasta ese punto experiencia previa con películas que incluyeran elementos de ciencia ficción, y que jamás había dirigido una película con un presupuesto de más de $65 millones de dólares, por lo que dirigir el remake de Los Cazafantasmas era algo que le implicaría dos cosas que jamás había intentado hacer: manejar un presupuesto gigantesco y tratar de escribir un guion con aspectos de Sci Fi.

Es importante notar que Feig, inicialmente, no tenía interés en realizar la película, primero debido a su recelo a trabajar con Reitman y después debido a su desinterés por realizar una película en la que tuviera que ceñirse a un universo ficticio con reglas, historia y personajes ya establecidos, pues le parecía que eso limitaría su capacidad de hacer la película que le interesaba.

Es en este punto cuando Pascal finalmente consigue sacar a Reitman del proyecto, garantizando así que Feig podría tener el control creativo de la franquicia. Esto le provocó dudas a los inversionistas, pero Pascal les aseguró que Sony Pictures se beneficiaría de la nostalgia y popularidad de Los Cazafantasmas con la nueva película aún sin usar a los personajes originales ya que podrían usar el logotipo, música y otros aspectos conocidos para crear una conexión con los fans, una idea que al final fracasó por completo.

Volviendo a Feig, una vez que obtuvo control creativo sobre el remake, comenzó a desarrollar algunas de sus ideas para hacer una franquicia con varias secuelas las cuales incluían convertir a Las Cazafantasmas en miembros de una agencia gubernamental secreta, un villano que es capaz de convocar fantasmas del espacio exterior (Feig consideraba que fantasmas extraterrestres era una idea que vale un billón de dólares) y un numero de baile con cientos de bailarines en el centro de Nueva York.

Para estas fechas fue cuando sucedió el ya famoso y ya muchas veces mencionado “Sony Hack” que filtró a Wikileaks cientos de correos de la compañía, y eso provocó varios problemas entre los que están…

Amy Pascal sale de Sony, problemas de producción y más filtraciones a internet.

Paul Feig, demostrando cómo resuelve las cosas en Twitter.

Una de las consecuencias principales del “Sony Hack” fue la revelación de correos racistas mencionando a Barack Obama enviados por Amy Pascal, lo cual causó que fuera obligada a renunciar por el estudio, y aunque continuó como productora principal del remake de los Cazafantasmas, no pudo evitar que su remplazo, Tom Rothman, disminuyera el presupuesto de su proyecto de $160 a $144 millones de dólares, pero este es sólo uno de los problemas menores que comenzaron a aparecer en la producción.

Un usuario del foro de internet 4Chan que mencionó trabajar en el remake, indicó que había conflictos en la producción, entre ellos que la comediante Melissa McCarthy tenía constantes pleitos con Feig debido al guion; que la actriz Kristen Wiig, otra de las protagonistas, se mostraba abiertamente infeliz de haber aceptado participar en ese desastre, y también se mencionó que la agresividad de Feig en twitter se debía sobre todo a sus problemas con el elenco y a su temor de que el remake afectaría negativamente su carrera.

Es importante mencionar que esta información podría no ser 100% cierta dado que 4Chan es un foro con pésima reputación, pero lo que se menciona relacionado a Feig hace que partes de esa información puedan tener algo de verdad.

Cuando el primer corto publicitario de la cinta fue estrenado y se convirtió en el más despreciado en la historia de Youtube, Sony intentó hacer control de daños por medio de declaraciones a la publicación Deadline Hollywood, asegurando que otras cintas de los Cazafantasmas estaban en proceso, en particular una con un elenco masculino que estaría protagonizada por Chris Pratt y Channing Tatum y que sería dirigida por los hermanos Russo. Todo eso parte de los planes de Sony para un “universo cinematográfico” de los Cazafantasmas.  El objetivo era crear una secuela del remake, una película aparte con el grupo de Pratt y Tatum, y otra más en la que ambos equipos de Cazafantasmas tendrían que trabajar juntos para detener a Gozer, y como cereza del pastel, se pensaba incluso en una película para niños basada en Slimer, el “pegajoso” fantasma verde que es la mascota no-oficial de la franquicia.

Sobra decir que el día de hoy todos esos planes se han ido por el caño.

Volviendo a las filtraciones por internet, un empleado de Sony publicó en Reddit información sobre la trama del remake poco antes de que fuera estrenada en cines, justificando sus acciones mencionando que él y otros empleados recibían mal trato por parte de la empresa.

Con estos problemas encima, el equipo de marketing de Sony Pictures tenía que encontrar una manera de vender la película y salvar el remake, por lo que decidieron tomar el camino más equivocado posible el cual fue…

Sony crea una falsa controversia para vender el remake.

Sony descubriría que la audiencia no comparte los... eh... gustos de Paul Feig...

Al notar que el tráiler de la película no era bien recibido, Sony comenzó a censurar los comentarios. De hecho se reportó por los mismos usuarios de Youtube que los comentarios que mencionaban críticas constructivas comenzaron a desaparecer, dejando en su lugar sólo los más virulentos y agresivos. Estos comentarios fueron utilizados para intentar conseguir el apoyo, tal vez voluntario o involuntario, de diversas publicaciones que colocaron a todos los detractores de la película en el mismo grupo de misóginos infantiles.

El elenco y el director también aprovecharon para achacar cualquier crítica dirigida a su película a la discriminación por género, ignorando que la calidad de la cinta era la que estaba en entredicho. De hecho, Paul Feig y las cuatro actrices aparecieron en varias entrevistas para atacar a los fans de la franquicia, intentando crear la impresión de que sólo un nutrido grupo de trolls de internet atacaban la cinta y que lo hacían por su deseo de discriminar a las mujeres. Paul Feig incluso se convirtió en un agresivo guerrero de twitter, mandando literalmente al carajo a cualquiera que usara esa plataforma para criticar su remake.

La intención aparente era aprovechar la ola de corrección política que arrasa la opinión pública en los Estados Unidos desde hace un par de años, aunque el fracaso absoluto de este plan de marketing sólo consiguió demostrar tres cosas:
  • Insultar a los fans que son los que pagarían por ver tu película no es una buena idea.
  • La corrección política no debe ser el único punto de una campaña publicitaria.
  • Muchos críticos de cine en Estados Unidos (y en países de habla hispana) le tienen pánico a ser considerados políticamente incorrectos.
El resultado final fue que el plan del estudio para avergonzar a los fans y al público en general por medio de insultos para que de ese modo asistieran a ver la película a demostrar que no son misóginos fue un desastre de proporciones épicas.

Sin embargo, y en caso de que persista la duda acerca del “altísimo” número de comentarios negativos causados por la misoginia y la discriminación, procederemos a derribar ese mito por medio de un simple análisis a los números en Youtube del trailer de cine de este remake, y al hacerlo demostraremos que Sony ha manipulado la información para crear una controversia sexista en donde hay muy pobres, y pequeñas, bases para sentarla.

Veamos.

El punto en que Sony se apoyó para crear la controversia sexista fue el número de “dislikes” en el tráiler. Pero analizando esto un poco resulta que reclamar una injusticia de acuerdo al número de votos negativos es algo que simplemente no funciona.

Me explico: al momento de escribir estas líneas, el tráiler del remake tiene 39´954,303 visualizaciones, y el número de “dislikes” es de 1’008,127. Haciendo una sencilla operación matemática para obtener porcentajes, podemos ver que sólo el 2.52% de las personas que han visto este tráiler han dado “dislike”.

Sin embargo, Sony intentó hacer creer al público en general que todo aquél que veía el tráiler, o al menos la mayoría, estaba presionando el botón de dislike cuando en realidad, 97.5% de las personas que han visto el video no se molestaron en dar un “like” o un “dislike”.

Pero… ¿qué hay de los malignos comentarios de los malvados misóginos que se han exhibido en el internet? 

Pues que como ya dijimos unas líneas arriba, usuarios de Youtube reportaron que Sony comenzó a borrar comentarios con críticas serias, pero ese no es el punto principal. La idea que vende Sony es que la mayoría de los comentarios son negativos.

Y eso es mentira.

El tráiler tiene, en este momento, 295,812 comentarios, lo cual comparado con el número de visualizaciones, significa que sólo 0.74% de las personas que han visto este video han comentado algo. 

Vamos, que ni siquiera el 1% de quienes han visto el video han dicho algo al respecto.

Por lo tanto, podemos ver que la estrategia de Sony de hacer creer al público que la mayoría de los que veían el video escribían algún comentario lleno de insultos también se derrumba, pues el 99.26% de las personas que han visto el tráiler no han hecho ningún comentario al respecto.

¿Cuál es la conclusión? 

Simple. Si menos del 1% de quienes vieron el tráiler han comentado, y que entre esos comentarios hay positivos también, es fácil concluir que los comentarios negativos no llegan ni al 0.4% del total de personas que han visto el video.

Por lo tanto, se concluye que Sony trató de manipular la opinión pública para conseguir críticas favorables y para crear una narrativa que esperaban lograra convencer al público en general de que se estaba cometiendo una injusticia contra la película porque era estelarizada por mujeres, y basó este burdo intento de manipulación en números tan pequeños que seguramente cualquier estadista serio los consideraría de relevancia mínima.

Resultado.

Tal vez Sony habría tenido más suerte con estos Cazafantasmas...

Luego de una pésima campaña publicitaria basada en atacar al público, de usar la corrección política para conseguir buenas críticas (los críticos que dieron una alta calificación a la cinta en su mayoría dedican casi la totalidad de sus reseñas a quejarse de la discriminación y sólo unos pocos renglones a hablar de la película en sí) y en fabricar una controversia en dónde no había bases para ello, Sony consiguió el predecible resultado de alejar al público y sabotear su propio remake.

Esto quedó demostrado cuando la película se estrenó en segundo lugar en taquilla en Estados Unidos, y de allí sus ingresos se hundieron velozmente. La recaudación mundial hasta el momento es de $217 millones de dólares mientras que el costo total de la película fue de $244 millones ($144 millones de presupuesto más $100 millones para publicidad) si bien esto no suena tan mal, hay que recordar que los estudios reciben sólo alrededor de la mitad de lo que las películas ganan en cines, lo que significa que Sony sufrirá pérdidas económicas que oscilan entre los $70 y los $100 millones de dólares, convirtiendo al remake de los Cazafantasmas en un desastre completo.

Pero lo más lamentable es sin duda el daño que se le ha provocado a la marca de Los Cazafantasmas, que ha resultado ser tan severo que no sólo se canceló la secuela del remake, sino que se rumora que tendrán que pasar más de 10 años para que se pueda intentar otro proyecto en cine.

Y todo esto sólo para intentar ocultar que la nueva película tiene serios problemas de edición, guion y dirección.

Enlaces relacionados:

13 comentarios:

  1. Un excelente análisis, en particular revisar los números de los votos y comentarios negativos para tumbar el estupido mito de la controversia de Sony.
    Bien hecho.

    ResponderEliminar
  2. No soy alguien que lee mucho los analisis, pero este caso es distinto, un muy buen analsis exponiendo detalles tales como los porcentajes relacionados a los comentarios, me parece que asi vale la pena entender el porque una pelicula tan mala, no lo parecia comentando en Youtube.

    Gracias por los datos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por nada, me da gusto saber que has encontrado útil este análisis.

      Gracias por comentar.

      Eliminar
  3. la pelicula es un asco.. es patetica

    ResponderEliminar
  4. Gracias Fabián por este articulo tan completo , como fanático de los CAZAFANTASMAS espero que en un futuro no muy lejano hicieran la película con el elenco original

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu comentario, Carlos. Un gusto saber que el artículo te ha resultado útil.
      Saludos!

      Eliminar
  5. Tenían un clásico con los cazafantasmas solo necesitaban actualizarlo. La cinta original tiene sus características su humor su miedo su estilo. Aquí tronaron la continuidad de la franquicia. Los comentarios ambivalentes no funcionan. De cambiar protagonistas si pero no. De si ambientada hace 30 años o actual. Buen humor o mal humor.. mejor dejamos por la paz.

    ResponderEliminar