viernes, 25 de marzo de 2016

Batman v Superman Dawn of Justice (2016)




Warner Brothers finalmente ha estrenado la segunda película de su naciente universo cinematográfico con el que esperan poder competir con Disney, y para ello han lanzado literalmente toda la carne al asador en un desesperado intento de alcanzar a Marvel a como dé lugar. Todo esto motivado por los más de 9 billones de dólares que ha ganado Marvel con sus películas de superhéroes, cantidad de dinero que seguramente mantiene a los ejecutivos de Warner despiertos por las noches, pensando en cómo demonios podrían acceder a una rebanada de semejante pastel usando su propio catálogo de Superhéroes de la DC.

El problema es que la estrategia que ha utilizado Warner para iniciar el universo cinematográfico de la DC equivale a lanzar todo lo posible a la pantalla esperando que algo funcione, y eso ocasiona que el producto final que llega a los cines tenga más errores que aciertos en su ejecución y eso sin contar con la obvia intervención del estudio, así como lo que es probablemente una lectura errónea en la manera de presentar a los personajes que protagonizan la película.

Uno de los problemas principales radica en el guion, el cual está por una parte, más ocupado en tomar líneas de diálogo completas de la novela gráfica de Frank Miller “The Dark Knight Returns” que en desarrollar adecuadamente las situaciones y a los personajes y por la otra se dedica frenéticamente a introducir una trilogía entera de películas de Superman, otra de Batman y una de la Mujer Maravilla en dos horas y media. En pocas palabras, el guion de Batman V Superman está tan saturado de información que carece de un enfoque adecuado y no se decide a perseguir un objetivo concreto que no sea funcionar como un tráiler para las diez películas de superhéroes que ya tiene planeadas la Warner.

Otro de los puntos débiles de la cinta es que dedica tanto tiempo a convencernos de que Superman es un problema, que no logra en ningún momento mostrar un verdadero contrapunto a la obsesión de Batman por detenerlo, lo único que nos muestran es un montaje con unas cuantas escenas en las que Superman, siempre en silencio y con el ceño fruncido, rescata unas cuantas personas aquí y allá, pero éste montaje se siente vacío y totalmente frío al no permitirle al Hombre de Acero interactuar con aquellas personas a las que ayuda para asegurarse de que están bien. Superman tradicionalmente es un personaje cálido y que busca ayudar no sólo salvando barcos o deteniendo incendios, sino animando a los demás ofreciendo palabras de apoyo, una sonrisa y asegurando que las cosas estarán bien, esta es una parte central del personaje que es totalmente ignorada en la película al grado de que en ningún momento es posible encontrar el lado humano que debe estar siempre presente en este personaje.


Por otro lado, es necesario admitir que la cinta hace un buen trabajo introduciendo a la nueva versión de Batman aunque siendo honestos, representar a Batman en pantalla es más sencillo por la naturaleza oscura del Caballero de la noche, y siendo que las participaciones de Batman en la película en su mayor parte se basan en cómics ya publicados, la caracterización del Hombre Murciélago es más, mucho más afortunada que la de Superman, así que por lo menos en este aspecto, el guion sí logra hacer un buen trabajo.

Estos dos aspectos del guion sólo consiguen que la película no logre causar el impacto emocional que obviamente estaba buscando en las escenas finales cuando nos muestra el precio final que debe pagar Superman por la victoria, y esto es una pena puesto que el desenlace de la cinta pudo haber sido mucho mejor y más emotivo. Al final, esto disminuye el impulso necesario que se busca dar a las siguientes secuelas que ya están autorizadas.

En cuanto a los actores, Henry Cavill en realidad tiene muy poco qué hacer como Clark Kent o como Superman. El hilo argumental que pudo haberse dedicado a mostrar las habilidades de reportero de Kent es echado de lado mientras que como Superman en realidad no tiene gran cosa qué hacer tampoco, pues cualquier avance del personaje es puesto en el congelador, resultando en una interpretación plana que tan sólo muestra indicios de algo mejor que podríamos haber tenido si la película en realidad se hubiera enfocado en el Hombre de Acero, algo que no sucedió.

Ben Affleck, por el contrario, recibe más oportunidades para mostrar su versión de Bruce Wayne y de Batman, ya que el argumento le pone más atención a su personaje y el actor no desaprovecha la ocasión, mostrando una versión de Batman que, si bien podría ser mejor desarrollada, cumple lo suficientemente bien con las expectativas como para dejar en claro porqué la Warner lo eligió para interpretar al Caballero de la noche y el por qué el estudio está apostando en Batman.

Gal Gadot en realidad no tiene mucho qué hacer como Diana Prince que no sea lucir bien en vestidos elegantes lo cual no le resulta difícil, pero es cuando aparece como la Mujer Maravilla que logra dejar una buena impresión, ya que es capaz de proyectar la potencia física del personaje bastante bien y sale airosa de esta prueba, por lo que creo que su interpretación del personaje en su propia película será interesante de mirar el próximo año.

Esta versión de Lex Luthor en verdad necesita mejorar.

Jesse Eisenberg interpreta a Lex Luthor como una parodia malvada del creador de Facebook, Mark Zuckerberg, lo cual no es extraño considerando que Eisenber interpretó a Zuckerberg en la película The Social Network. El problema es que Lex Luthor debe ser un duro hombre de negocios, un tipo frío y calculador digno de ser considerado el ser humano más inteligente del planeta, por lo que el muchacho neurótico e hiperactivo de veintitantos que se nos presenta en Batman V Superman no es, ni de broma, Lex Luthor. Dicho esto, es imposible no apreciar el excelente trabajo de Eisenberg en la película, ya que su actuación es en realidad bastante buena, el problema es que Eisenberg está interpretando un personaje que simple y llanamente, no es Lex Luthor.

Laurence Fishburne logra dar una buena interpretación como Perry White, exprimiendo cada segundo de su tiempo en pantalla para mostrarnos a un editor del diario el Planeta con más preocupaciones que satisfacciones. Sin duda Fishburne logra dar una de las actuaciones más interesantes y mejor logradas de la cinta y es una pena que no haya podido explorar más su personaje en una verdadera secuela de Superman ya que es poco aprovechado aquí.

Jeremy Irons interpreta al mayordomo Alfred y al igual que Fishburne, el veterano actor logra sacarle el mayor provecho posible a su personaje en el limitado número de escenas que posee, y se las arregla para construir una química agradable en pantalla con Affleck, por lo que ciertamente podría ser muy interesante ver a Irons interpretar a Alfred una vez más en una película de Batman, y de hecho es una pena que no tenga más tiempo en pantalla.

Amy Adams no tiene mucho qué hacer como Lois Lane y, de hecho, es muy difícil de creer que en realidad hay una relación entre ella y Clark Kent, puesto que el guion disminuye mucho el papel de Lois en los eventos mostrados en pantalla y no desarrolla lo que pudo haber sido una trama secundaria interesante. Al final, Adams se queda con el papel de la chica en desgracia cuando Lois es una mujer bastante fuerte e independiente en los cómics, aunque esto se debe más al argumento que a su actuación, la cual es, en una palabra, competente.


Respecto al aspecto técnico de la película, podemos decir que la música cumple su cometido a secas, aunque no hay ningún tema que en realidad sea memorable, ni para Superman ni para Batman o para algún otro personaje. No es un mal trabajo, pero definitivamente podría ser mejor y dotar de una identidad más adecuada a la película. El diseño de vestuario y disfraces cumple bastante bien con su cometido, al igual que el de escenografía ya que estos puntos de la película son de los mejor logrados.

Los efectos especiales, por supuesto, son simplemente estupendos, lo cual es algo que era de esperarse en una producción que tuvo 250 millones de dólares como presupuesto, si bien algunos detalles no se aprecian mucho en pantalla debido a la elección de mantener todas las escenas lo más oscuras posible, se nos muestra un muy notable trabajo de efectos especiales que, finalmente, logra representar adecuadamente los niveles de poder de personajes como Superman, la Mujer Maravilla y Doomsday, por lo que la película es excelente en este aspecto.

En cuanto a Batman, la pelea de la bodega en la que el Hombre Murciélago derrota a una veintena de criminales, es probablemente la mejor escena de acción en cine estelarizada por Batman, ya que es cruda, veloz, visceral y la coreografía es fantástica. 

Desafortunadamente, la pelea final entre Superman y Doomsday, en la que intervienen también la Mujer Maravilla y Batman deja mucho que desear debido a varios problemas de edición y ángulos de cámara que disminuyen el impacto de lo que podría haber sido una escena muy memorable, y este es un problema que también afecta a la escena de persecución en la que participa el nuevo batimóbil, ya que la edición limita la emoción que deberían causar ambas escenas tan importantes en la cinta, aunque esto es algo que sucede más por decisiones por parte de la dirección que del equipo técnico o de efectos especiales.


Y hablando de la dirección, es obvio que, además del débil guion, el trabajo en la silla de director realizado por Zack Snyder es el otro aspecto más problemático de la película. Entre problemas de presentación (no hay contrapunto visual entre Superman y Batman), la decisión de filmar la película en tonos oscuros todo el tiempo, el irregular trabajo de edición y de ángulos de cámara así como de otros detalles más, queda claro que la cinta termina sufriendo más a causa de Snyder que del mismo guion o del trabajo de los actores, lo cual no deja una buena expectativa para la próxima entrega del universo cinematográfico de la DC, que es la Liga de la Justicia y la cual también será dirigida por Snyder.

Sufriendo de un guion que no puede decidirse entre contar una historia o varias al mismo tiempo, un pobre trabajo en la silla del director, actores desaprovechados, un tono oscuro casi monocromático, ritmo disparejo, edición irregular y otros problemas más, pero todo enmarcado en un excelente trabajo en el aspecto técnico tal como es el diseño de vestuario, escenografía, efectos especiales y fotografía, Batman V Superman es una cinta que si bien no es un total desastre, tampoco consigue hacer algo capaz de opacar lo que han logrado Marvel y Disney.

Calificación: 6/10

Trailer internacional

3 comentarios:

  1. La gente odia lo que no puede comprender.
    Mentes débiles marvelianas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A juzgar por tu comentario, creo que se puede decir que odias la crítica porque no comprendiste el review. XD
      Yo no estoy de acuerdo tampoco con este review porque sí me gustó la película, pero al leerlo no le ví en ninguna parte del review nada que pareciera marvelita, no seas fanboy. :P

      Eliminar
  2. Ahora sí que difieron con el review. A mi si me gustó la película y no me molestó esta versión de Lex Luthor. Mi unico problema es que Doosmday se ve fatal, parece hecho de plástico pero pues los efectos son de Weta y esa es su marca.

    ResponderEliminar