jueves, 30 de julio de 2015

Misión Imposible: Nación Secreta (2015)



©Paramount


Con el estreno de Misión Imposible: Nación Secreta, Tom Cruise ha logrado entregar la mejor película del verano, con escenas de acción frenética perfectamente dirigidas, locaciones impresionantes filmadas en varias partes del mundo y un guion que es lo bastante interesante y lleno de giros y sorpresas como para mantener al espectador con la vista en la pantalla durante los 132 minutos de la cinta.

Escrita y dirigida magistralmente por Christopher McQuarrie, quien logra mantener el ritmo de la película ágil y sin puntos muertos, Nación Secreta es la segunda mejor película de acción estrenada este año sólo después de la magnífica Mad Max: Fury Road, por lo que a pesar de ser la quinta entrega de esta franquicia basada en una serie de televisión, esta nueva Misión Imposible es un digno sucesor de su genial predecesora.

La historia en Nación Secreta comienza con un prólogo bastante bueno que nos recuerda en cierta forma a las películas de James Bond pero usando al máximo las habilidades de Tom Cruise, y ésta escena nos conecta convincentemente con el detonador de la aventura: la solicitud de desaparecer el departamento de Misión Imposible realizada por Hunley, el director de la CIA interpretado por Alec Baldwin. Esta solicitud interrumpe la investigación que Ethan Hunt (Cruise) está realizando sobre un misterioso “Sindicato” terrorista, y lo obliga a actuar por su cuenta alrededor del mundo a fin de lograr localizar al líder de la organización responsable de cientos de muertes a nivel internacional, para lo cual necesitará eventualmente la ayuda de sus tres viejos compañeros del departamento Misión Imposible: Brant (Jeremy Renner), Benji (Simon Pegg) y Luther (Ving Rhames). 

©Paramount
 
En su misión por encontrar y detener al misterioso líder del “Sindicato”, Hunt se encontrará con la hermosa y enigmática agente Ilse Faust (Rebecca Ferguson), quien tiene motivos propios para ponerse constantemente en el camino de Ethan.

Uno de los puntos más notables de Nación Secreta es que presenta al que probablemente es el mejor villano de la serie: el misterioso, astuto y letal líder del “Sindicato” interpretado excelentemente por el actor Sean Harris, quien aprovecha perfectamente la ocasión para dejar muy atrás  a todos los antagonistas de la franquicia dominando cada una de las escenas en las que aparece, aprovechando al máximo todas sus líneas de diálogo.

En cuanto a las escenas de acción, como mencionábamos al principio, la película cumple con creces y tres de éstas son particularmente notables. La primera es la que nos muestra un intento de asesinato durante una función de ópera que logra transmitir perfectamente un buen nivel de suspenso y tensión de una manera muy efectiva. La segunda es una elaborada secuencia de infiltración que incluye una de las mejores y más claustrofóbicas secuencias bajo el agua que he visto en una película de espías y finalmente una espectacular escena de persecución en motocicletas que supera por mucho lo que vimos en Misión Imposible 2.

©Paramount
 
El clímax de Nación Secreta es excelente, se atreve a jugar un poco con las reglas de la escena final de una película de acción y le da bastante qué hacer tanto a Cruise, a Ferguson y a Harris, por lo que a pesar de no ser una secuencia de acción tan intensa como las descritas en el párrafo anterior es por demás satisfactoria y, por supuesto, deja la puerta abierta para futuras secuelas en la franquicia.

Las actuaciones son bastante sólidas: Tom Cruise se muestra muy cómodo y confiado en el papel de Ethan Hunt. Rebecca Ferguson es probablemente la revelación de la película ya que a pesar de que derrocha sensualidad como la agente Ilse Faust, en ningún momento su interpretación es vulgar y no sólo eso, demuestra con creces que es capaz de llevar sobre los hombros un papel principal. Simon Pegg interpreta a Benji con la misma vena cómica de Protocolo Fantasma, aunque en esta ocasión tiene más oportunidad de demostrar su capacidad actoral y aprovecha sus escenas bastante bien. Jeremy Renner, a pesar de que es un poco desaprovechado en su papel de William Brant, es bastante convincente en su papel y finalmente, tengo que insistir que Sean Harris nos da una gran interpretación dejando claro que su personaje es un excelente villano. 

Como nota final podemos decir que Misión Imposible: Nación Fantasma es altamente recomendable y merece ser vista en cines, por lo que no duden en ir a verla cuando tengan oportunidad, si les gustan las películas de acción pura esta es sin duda la mejor opción del verano.

Calificación 8/10

Disfruten del trailer.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario