jueves, 30 de julio de 2015

Misión Imposible: Nación Secreta (2015)



©Paramount


Con el estreno de Misión Imposible: Nación Secreta, Tom Cruise ha logrado entregar la mejor película del verano, con escenas de acción frenética perfectamente dirigidas, locaciones impresionantes filmadas en varias partes del mundo y un guion que es lo bastante interesante y lleno de giros y sorpresas como para mantener al espectador con la vista en la pantalla durante los 132 minutos de la cinta.

Escrita y dirigida magistralmente por Christopher McQuarrie, quien logra mantener el ritmo de la película ágil y sin puntos muertos, Nación Secreta es la segunda mejor película de acción estrenada este año sólo después de la magnífica Mad Max: Fury Road, por lo que a pesar de ser la quinta entrega de esta franquicia basada en una serie de televisión, esta nueva Misión Imposible es un digno sucesor de su genial predecesora.

La historia en Nación Secreta comienza con un prólogo bastante bueno que nos recuerda en cierta forma a las películas de James Bond pero usando al máximo las habilidades de Tom Cruise, y ésta escena nos conecta convincentemente con el detonador de la aventura: la solicitud de desaparecer el departamento de Misión Imposible realizada por Hunley, el director de la CIA interpretado por Alec Baldwin. Esta solicitud interrumpe la investigación que Ethan Hunt (Cruise) está realizando sobre un misterioso “Sindicato” terrorista, y lo obliga a actuar por su cuenta alrededor del mundo a fin de lograr localizar al líder de la organización responsable de cientos de muertes a nivel internacional, para lo cual necesitará eventualmente la ayuda de sus tres viejos compañeros del departamento Misión Imposible: Brant (Jeremy Renner), Benji (Simon Pegg) y Luther (Ving Rhames). 

©Paramount
 
En su misión por encontrar y detener al misterioso líder del “Sindicato”, Hunt se encontrará con la hermosa y enigmática agente Ilse Faust (Rebecca Ferguson), quien tiene motivos propios para ponerse constantemente en el camino de Ethan.

Uno de los puntos más notables de Nación Secreta es que presenta al que probablemente es el mejor villano de la serie: el misterioso, astuto y letal líder del “Sindicato” interpretado excelentemente por el actor Sean Harris, quien aprovecha perfectamente la ocasión para dejar muy atrás  a todos los antagonistas de la franquicia dominando cada una de las escenas en las que aparece, aprovechando al máximo todas sus líneas de diálogo.

En cuanto a las escenas de acción, como mencionábamos al principio, la película cumple con creces y tres de éstas son particularmente notables. La primera es la que nos muestra un intento de asesinato durante una función de ópera que logra transmitir perfectamente un buen nivel de suspenso y tensión de una manera muy efectiva. La segunda es una elaborada secuencia de infiltración que incluye una de las mejores y más claustrofóbicas secuencias bajo el agua que he visto en una película de espías y finalmente una espectacular escena de persecución en motocicletas que supera por mucho lo que vimos en Misión Imposible 2.

©Paramount
 
El clímax de Nación Secreta es excelente, se atreve a jugar un poco con las reglas de la escena final de una película de acción y le da bastante qué hacer tanto a Cruise, a Ferguson y a Harris, por lo que a pesar de no ser una secuencia de acción tan intensa como las descritas en el párrafo anterior es por demás satisfactoria y, por supuesto, deja la puerta abierta para futuras secuelas en la franquicia.

Las actuaciones son bastante sólidas: Tom Cruise se muestra muy cómodo y confiado en el papel de Ethan Hunt. Rebecca Ferguson es probablemente la revelación de la película ya que a pesar de que derrocha sensualidad como la agente Ilse Faust, en ningún momento su interpretación es vulgar y no sólo eso, demuestra con creces que es capaz de llevar sobre los hombros un papel principal. Simon Pegg interpreta a Benji con la misma vena cómica de Protocolo Fantasma, aunque en esta ocasión tiene más oportunidad de demostrar su capacidad actoral y aprovecha sus escenas bastante bien. Jeremy Renner, a pesar de que es un poco desaprovechado en su papel de William Brant, es bastante convincente en su papel y finalmente, tengo que insistir que Sean Harris nos da una gran interpretación dejando claro que su personaje es un excelente villano. 

Como nota final podemos decir que Misión Imposible: Nación Fantasma es altamente recomendable y merece ser vista en cines, por lo que no duden en ir a verla cuando tengan oportunidad, si les gustan las películas de acción pura esta es sin duda la mejor opción del verano.

Calificación 8/10

Disfruten del trailer.

sábado, 18 de julio de 2015

5 razones por las que debes ver Ant-Man




©Marvel

Sé honesto... ¿también pensabas que Marvel finalmente fallaría con Ant-Man?

Menciono esto ya que a fin de cuentas mucha gente pensó que el estudio Marvel tendría su primer descalabro al arriesgarse con Guardianes de la Galaxia pero hoy todos sabemos que en lugar de ser un fracaso, esa película se convirtió en uno de los mayores éxitos en taquilla del año pasado. 

Y todo parece indicar que Marvel volverá a demostrar que siguen siendo oro en la taquilla con Ant-Man, ya que la película en verdad vale la pena verla en el cine por varias razones pero destacamos de entre ellas las siguientes cinco:

5.- Contribuye efectivamente a expandir el universo Marvel.
 

©Marvel
La característica más importante de las películas de los estudios Marvel es que todas sus producciones están conectadas entre sí, y Ant-Man no es una excepción, ya que la película explica ciertas cosas que quedaron pendientes en Era de Ultrón, además de que muestra un poco más del lado urbano de estas cintas que no hemos podido ver en otras películas del estudio. 

Algo importante que debemos mencionar es que Ant-Man confirma definitivamente que muy pronto veremos dos personajes más, una nueva super-heroína (que bastante falta le hace a Marvel) y más importante, a cierto trepador de muros que se columpia entre los edificios con su red en una película de Marvel, lo cual tiene muy emocionados a los fans de este personaje.

4.- Es visualmente muy distinta a cualquier otra película de superhéores anterior.


©Marvel
Normalmente y hasta hoy, la fórmula común de la película de super-héroes es causar la mayor destrucción posible en pantalla a fin de dejar claro al espectador que la amenaza que enfrenta el héroe es letal.

Ant-Man, sin embargo, va en dirección contraria y esto se demuestra en que la destrucción causada es mínima y en la manera en la que se presentan las habilidades del personaje por medios de trucos de cámara y de efectos de computadora, logrando darle a Ant-Man una identidad que lo separa de cualquier otra cinta de este género que se haya estrenado antes y esto es sin duda una bocanada de aire fresco para Marvel, que ayuda a evitar que sus películas no terminen volviéndose repetitivas.

3.- La pandilla de Ant-Man.
 
©Marvel
Otra razón por la que la película funciona tan bien, es el excelente papel que desarrollan los tres amigos (y miembros de la banda de ladrones) de Scot Lang antes y después de que acepte la identidad de Ant-Man

Este trío multirracial de ladrones que en realidad no son tan malos y al final terminan siendo todo menos unos pillos, se roban todas las escenas en las que aparecen gracias no sólo a lo acertado de sus diálogos sino también a lo bien caracterizados que están. Sobresale de ellos tres Luis (interpretado por Michael Peña), quien simplemente es hilarante en todas sus participaciones gracias a que demuestra un fantástico tino cómico. 

2.- Michael Douglas como Hank Pym.
 
©Marvel
Si bien es cierto que Paul Rudd (Scott Lang/Ant-Man) y Evangeline Lilly (Hope van Dyne) realizan una trabajo muy bueno con sus personajes y tienen una química agradable en pantalla y que Corey Stoll (Darren Cross/Yellowjacket) es convincente como el villano principal en la película, hay un actor que sobresale en Ant-Man.

Y ese actor no es otro que Michael Douglas quien interpreta a Hank Pym, el creador de las partículas Pym y el traje de Ant-Man. No digo esto sólo por la impresionante escena en la que el actor es rejuvenecido en pantalla gracias a efectos digitales, aún y cuando es el mejor ejemplo de este proceso que he visto (supera por mucho lo hecho en Terminator Genesys o Tron 2), hago esta afirmación simplemente porque Douglas demuestra una vez más porqué se le considera uno de los grandes de Hollywood. 

Douglas domina con facilidad cada escena en la que aparece y su interpretación es capaz de elevar la película aún en los momentos en que sólo podemos escuchar su voz. El que Hank Pym no sea el personaje principal pero que al final sea probablemente el más memorable es prueba definitiva de la pericia y oficio de Douglas.

1.- Es una de las películas más divertidas en años.
 
©Marvel
Algo que ya dejamos en claro durante todo el artículo es que Ant-Man es divertida, y no es una exageración al clasificarla como una buena comedia de aventura en vez de una película de acción como son el resto de los títulos de Marvel

El enfoque innovador de Ant-Man es reforzado por varias escenas con bromas efectivas cortesía no sólo de la pandilla de Scott, sino de líneas cómicas bien interpretadas por el resto del elenco, en particular por Paul Rudd, que nos muestra muy bien la vena cómica con la que logró convertirse en actor regular en la mítica serie Friends.

Dejando a un lado las amenazas al mundo entero (en cierto modo) que implican una gran escala, Ant-Man por el contrario nos presenta una historia personal, agradable, divertida y que en el fondo se enfoca en la importancia de reparar lazos familiares dañados por errores pasados, lo que la convierte en la película más personal que ha realizado Marvel y también, de pasada, en una película superior a Era de Ultron; de hecho me atrevo a decir que es la mejor película de Marvel desde Capitán América y el Soldado del Invierno.

Ant-Man es altamente recomendable, no duden en verla en cuanto tengan oportunidad.

Calificación: 8/10