lunes, 26 de enero de 2015

La batalla del breakdance, cuando Breakin’ enfrentó a Beat Street

©MGM

Algo que es más común de lo que aparenta es que dos estudios de cine estrenen películas bastante similares el mismo año y con sólo unos cuantos meses de diferencia, con el resultado de que sólo una de las producciones conseguirá ser relevante para el público y también en taquilla. Como ejemplos de esto podemos mencionar Volcano y El Pico de Dante, ambas cintas sobre erupciones volcánicas o Armagedon e Impacto Profundo, las cuales estuvieron enfocadas en un meteorito en curso de colisión con la Tierra.

A principios de la década de los ochenta, en el momento en que el estilo de baile conocido como Breakdance estaba en lo más alto de su popularidad sucedió algo similar con dos  producciones dedicadas a presentar historias dentro del mundo de baile callejero del hip-hop de esos años, me refiero a la comedia-romántica-musical Breakin’ y al drama-musical Beat Street.

Si bien ambas películas tocan el mismo tema, lo hacen de una manera diametralmente distinta, por lo que no se puede decir que fuera de presentar escenas de jóvenes practicando este tipo de baile, las cintas sean similares. Era posible que ambas producciones alcanzaran relevancia popular pero en esta ocasión, solamente Breakin’ consiguió éxito en taquilla y una secuela, aunque debemos decir que la segunda parte, titulada Breakin’ 2: Electric Boogaloo tuvo resultados solamente moderados.

¿Qué fue lo que provocó entonces que una película triunfara sobre la otra?

Hay varias razones para esto, en particular que en 1984 el mercado era mucho más pequeño, lo que implica que no era tan fácil que pudiera soportar a dos películas de temas similares el mismo año, además de que la calidad de las películas también influyó en los resultados, eso sin mencionar el poder de distribución de las empresas detrás de cada una de las cintas.

Para entender más sobre esto, analicemos un poco a cada una de las películas, empezando por Breakin’
©MGM

Estrenada el mes de Mayo del 84 y producida por la difunta Cannon Films Group, esta cinta fue distribuida por Metro Goldwin Meyer con pocas expectativas ya que su presupuesto era bastante pequeño, de apenas poco más de un millón de dólares y la campaña publicitaria fue particularmente modesta. El resultado, por otra parte, fue extremadamente satisfactorio, ya que Breakin’ se estrenó como la película número 1 en Estados Unidos, desbancando a la popular Loca Academia de Policía de ese puesto y además, en un solo fin de semana, Breakin’ logró multiplicar en ventas de boletos seis veces su presupuesto. Para cuando la película fue retirada de los cines, había logrado la nada despreciable cantidad de 39 millones de dólares en Estados Unidos y una recaudación de 57 millones y medio a nivel mundial, lo cual la convirtió en más que un éxito para el pequeño estudio.

Corto de cine de Breakin'

La película cuenta con un elenco multirracial, lo cual era bastante raro en esos años, y con la participación en papeles estelares de varios de los bailarines de breakdance más populares de aquel momento, entre los que destacan Adolfo Quiñones y Michael Chambers, bailarines profesionales que tuvieron sus inicios en el baile callejero y que un año antes habían participado en Breakin’ and Enterin’ un documental alemán que mostraba el aspecto cultural del breakdance en los barrios multiétnicos de la ciudad de Los Ángeles. La participación de Quiñones y Chambers y la de otros bailarines del documental fue lo bastante destacada para que consiguieran los papeles estelares en Breakin’ sin tener que pasar por un proceso de audición.

Breakin’ está protagonizada por Lucinda Dickey, una bailarina profesional que fue contratada para el filme, y narra la historia de Kelly “Special K”, una bailarina de estilo clásico que intenta conseguir partes en teatro y cine sin tener mucha suerte debido a su estatura y estilo de baile que, por azares del destino, conoce a Ozone (Quiñones) y a Turbo (Chambers), dos bailarines callejeros que no sólo se convierten en sus mejores amigos, sino en la fuente de inspiración que la lleva a encontrar su propio estilo de baile y el éxito en el teatro en una producción musical.

Ahora pasemos a nuestra otra película,Beat Street.
©MGM

Esta cinta fue estrenada en Junio de 1984, producida y distribuida por Orion Pictures, y debido al manejo que da al tema del baile, se esperaban grandes cosas para esta película, aunque no logró conseguir sus objetivos puesto que en su fin de semana de estreno apenas llegó al quinto lugar de recaudación, aunque siendo justos tuvo que competir con Los Cazafantasmas, Indiana Jones: El Templo de la Perdición y Gremlins, y para completar el cuadro, Breakin’ aún estaba en exhibición por lo que el pobre resultado de Beat Street es completamente comprensible en este contexto.

Debido a estos factores, Beat Street tuvo una recaudación en Estados Unidos de sólo 16 millones de dólares y como no se conocen datos de cuánto recaudó a nivel mundial o de su presupuesto, no es posible determinar si la película le generó ganancias a Orion durante su periodo de exhibición aunque es muy posible que se obtuvieran por medio de ventas de la banda sonora.

Corto de cine de Beat Street

Estelarizada por un elenco multirracial en su mayor parte músicos y bailarines de cierto renombre en los círculos de rap y hip hop de la década de los ochenta que incluye a varios latinos en papeles importantes, Beat Street cuenta la historia de los hermanos Kenny y Lee Kirkland, sus deseos de alcanzar el éxito como DJ y bailarín respectivamente y su relación con su grupo de amigos, entre los que destaca Ramón, quien debido a su trágica historia termina convirtiéndose en el personaje más memorable de la película.

Beat Street se enfoca no sólo en el aspecto cultural del breakdance, sino que también toca elementos de la época como es el grafiti y la competencia por conseguir espacios en donde pintar entre los artistas urbanos, la dificultad de los DJs para conseguir trabajo en un mercado muy competido y los problemas que enfrentaban los bailarines callejeros para trascender la escena y ser contratados para aparecer en teatro o televisión.

Ya que conocemos a nuestras dos cintas, veamos por qué Breakin’ es más recordada y fue más popular que Beat Street.

Tenemos varios detalles que favorecieron a Breakin’; en particular que se estrenó primero y con menos competencia en las pantallas, aunque decir que esta es la única razón de su éxito en taquilla es falso. No debemos olvidar que Beat Street fue hecha pedazos por la titánica combinación formada por Cazafantasmas-Gremlins-Indiana Jones, pero el hecho es que a pesar de la presencia de esas otras tres cintas, por sí misma, Beat Street tampoco tenía muchas cosas a su favor.

El primer punto es que mientras Breakin’ usa la música y el baile estilo break como un trasfondo para presentar al espectador una comedia romántica que comparte el mensaje de que la amistad, el amor y el éxito pueden ser alcanzados con dedicación y entusiasmo, Beat Street se enfoca en dejar a su audiencia el mensaje de que sin importar lo que hagas, la vida no es justa y el ambiente musical es duro y cruel. Visto de este modo, es lógico que el público hubiera preferido una película con un mensaje positivo en lugar de un drama deprimente.

Batalla de baile en Beat Street

Un segundo factor son los personajes de las cintas. Breakin’ mantiene al elenco principal pequeño, con sólo un trío protagonista y uno rival, y centra la historia en la interacción y tribulaciones de los tres personajes principales por lo cual es más sencillo para el espectador relacionarse con ellos y seguir la historia con más facilidad, además de que las actuaciones de Dickey, Quiñones y Chambers, así como la dirección de Joel Silberg, son bastante sólidas. Mientras tanto, Beat Street sigue a un número mucho mayor de personajes, ya que además de los dos hermanos protagonistas, seguimos a sus intereses románticos, a Ramón, su esposa e hijo, a los padres de éstos, a sus compañeros de baile y a por lo menos otros ocho antagonistas, por lo que nunca hay un protagonista definido y las historias, en lugar de entretejerse adecuadamente, terminan diluyéndose y perdiendo importancia, causando que la historia pierda impacto en el espectador.

En cuanto a la calidad de los números de baile, eso es algo que podría decirse depende de las preferencias personales, pero a mi parecer las coreografías de Breakin’ son mejores y más entretenidas que las más largas y elaboradas que se presentan en Beat Street; de hecho, las batallas de baile en Breakin’ resultan más importantes para la historia de la película y su desenlace, mientras que en Beat Street no parecen tener gran peso en el guión y dejan la impresión de que la película incluso pudo haber prescindido de ellas.


Batalla de baile en Breakin'

El último punto es referente a la banda sonora, y esto es bastante interesante ya que Breakin’ tuvo un soundtrack más memorable aunque menos elaborado y con menos pistas que Beat Street. Esto no es algo relacionado a la calidad de la música, ya que ambos son muy buenos, sin embargo, la música está mejor utilizada para complementar las escenas en Breakin’ que en Beat Street.

Curiosamente, mientras que Breakin’ es más recordada por el público en general gracias a su combinación de comedia, romance, optimismo y mensaje de amistad, es ignorada por el mundo del Hip Hop; por otra parte, Beat Street sí es recordada por los miembros de este género musical debido al enfoque realista que muestra de ese ambiente y es casi totalmente ignorada por la gente que no pertenece al mundo de la música.

Dicho esto, las dos películas valen la pena, aunque personalmente, me parece que Breakin’ es una cinta que puede verse más de una vez y seguir siendo divertida, mientras que Beat Street es el tipo de película que se ve en una ocasión y no deja al espectador con deseos de volverla a ver.  

Calificación de Breakin' 7/10

Calificación de Beat Street 3/10

Fuentes:

3 comentarios:

  1. completamente de acuerdo mi amigo breakin marco mi vida saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Breakin es genial.

      Gracias por comentar, saludos!

      Eliminar
    2. ok todavia hago los pasos de mi infancia pero ahora solo arranco risas de mis hijas con todo lo vivido nadie me lo quita saludos

      Eliminar