miércoles, 14 de enero de 2015

3 efectos positivos de la música en nuestra salud.


Fabian Cruz

Hay pocas creaciones de la humanidad que cumplan un papel tan importante en nuestras vidas como la música, y quizás sólo la escritura y las matemáticas puedan tener una importancia similar.

La música es capaz de provocar emociones, de abrir canales de comunicación y de ayudarnos a pensar cuando no podemos concentrarnos entre muchas otras cosas más. Tomando en cuenta los efectos que tiene en nuestra vida, es válido preguntarnos cuáles son algunos de los efectos que la música tiene en nuestro cuerpo, y de eso se tratará la columna de hoy.

©yourbeauty.com
 1.- La música nos ayuda a hacer ejercicio por más tiempo.

Uno de los efectos más interesantes de escuchar música es que incrementa nuestra capacidad para realizar ejercicio. Esto no es algo que sea un misterio, ya que la danza (que por cierto se ha comprobado provoca alegría en quien lo practica) es una actividad física que realizamos al ritmo de la música, lo mismo que los ejercicios aeróbicos y otros tipos de acondicionamiento muscular.

Sobre este respecto me parece interesante mencionar una investigación de 1911 realizada por el investigador americano Leonard Ayres, quien buscando factores que afectaran el desempeño de las personas durante sus periodos de actividad descubrió que, en promedio, un grupo de ciclistas pedaleaba más rápido y por mayor tiempo cuando escuchaban música de una banda que cuando lo hacían en silencio; esto es debido a que la música contiene elementos como la velocidad en el ritmo y el ‘factor de respuesta rítmica’ en el cuerpo, los cuales en pocas palabras sirven para medir qué tanto deseamos movernos al escuchar una canción en particular y de hecho, se ha observado que inconscientemente preferimos distintos tipos de música para distintos tipos de actividades.

La razón por la que escuchar música durante el ejercicio nos permite realizarlo por más tiempo o con un mejor ánimo se debe a que las composiciones musicales son capaz de mitigar las señales de fatiga enviadas por el cuerpo al cerebro, y esto se explica de la siguiente manera: la música compite por la atención de nuestro cerebro, lo que le permite ignorar las señales de cansancio al concentrarse en lo que escucha. Dicho eso, debemos hacer notar también que el efecto de la música funciona sólo con ejercicio moderado y de baja o media intensidad.

Por otro lado, y complementado lo dicho arriba, elegir la música adecuada para la actividad que vamos a desarrollar también es importante y factores como la velocidad de la canción, el ritmo y la empatía que tengamos con quien canta o la música que escuchamos han demostrado ser factores que pueden ayudarnos a mejorar el desempeño aunque en realidad, escuchar música que nos agrada es la mejor opción y la más disfrutable.

©thegeorgecenter.com
 2. La música mejora nuestra capacidad de recuperación.

En varios estudios se ha descubierto que escuchar música clásica o instrumental provoca un efecto de tranquilidad en el cerebro, lo cual permite a la persona enfrentar de una manera más tranquila y eficaz tratamientos o situaciones médicas dolorosas, reduciendo las molestias provocadas por padecimientos como la artritis, reumas o problemas de disco hasta en un 21%, mientras que escuchar este tipo de música disminuyó los síntomas negativos de la depresión en un 25%.

Otros efectos positivos que se han descubierto muestran que este tratamiento musical ayuda a disminuir el dolor postoperatorio y el dolor postparto; además, escuchar música relajante antes y durante un proceso quirúrgico ayuda a complementar el efecto de la anestesia. Esto se debe a que la música con un ritmo tranquilo y bien ordenado ayuda al cerebro a liberar endorfinas, las cuales permiten al cuerpo combatir el dolor. Otros beneficios de la música clásica es que se ha observado que puede ayudar a pacientes con alta presión arterial a bajar los niveles de presión, reducir la migraña y ayudar en la recuperación de pacientes que han sufrido embolias.

La terapia musical, por lo tanto, puede ayudar a enfrentar las molestias de padecimientos como los ya mencionados pero eso no significa que puede substituir al tratamiento adecuado, es simplemente un complemento muy importante para el mismo que puede traer beneficios adicionales.

 
©legalproductivity.com
3. La música puede modificar nuestro estado emocional.

Como decía en el punto anterior, la música es capaz de ayudarnos a enfrentar la depresión, pero también nos ayuda en casos de ansiedad y esto se debe al efecto que las música tiene en varias áreas del cerebro, en particular el hipocampo, el lóbulo frontal y el lóbulo parietal. Esto debido a que estas partes del cerebro regulan nuestras respuestas emocionales, nuestros impulsos y nuestros sentimientos. Cuando funcionan de manera adecuada, las partes del cerebro mencionadas nos permiten tener el buen juicio necesario para actuar aceptablemente en las diversas situaciones que enfrentamos día con día, así como a mantener nuestro sentido común y pensamiento lógico.

Cuando una situación no esperada nos provoca una fuerte descarga emocional que puede causarnos tristeza o enojo, escuchar música de diversos géneros puede ayudarnos a sentirnos menos deprimidos o a recuperar la calma y esto es debido no sólo a que la música nos auxilia a que el cerebro libere endorfinas, también puede ayudar a que produzca serotonina, una hormona que nos permite sentirnos alegres y con bienestar, además de que también asiste con la producción de dopamina, un neurotransmisor que tiene el efecto de hacernos sentir bien y finalmente, la música también ayuda a que el cerebro libere norepinefrina, una hormona que es segregada cuando se llega a un estado de euforia en momentos de felicidad.

Dejando en claro que la música tiene efectos positivos, la pregunta que surge es, ¿qué tipo de música debemos escuchar? Si bien se mencionan los efectos positivos de la música clásica, no existe un tipo de música correcta ya que los gustos son completamente distintos de persona a persona, y en la mayoría de los casos, es mejor escuchar canciones que en nuestra experiencia ya nos han permitido alcanzar un estado emocional favorable.

Sin embargo, nunca está de más aventurarse un poco escuchando nuevos tipos de música o canciones de artistas que no conocemos a fin de cuentas, no perdemos nada y por el contrario intentándolo y por el contrario, podemos ganar mucho.

Referencias:
http://examinedexistence.com/how-music-changes-your-mood/

1 comentario: