jueves, 17 de diciembre de 2015

Star Wars Episodio VII: El Despertar de la Fuerza (2015)


Cuando Disney adquirió Lucas Films hace unos años, sabíamos que el día en que una nueva película de Star Wars aparecería era sólo cuestión de tiempo; a fin de cuentas Disney no gastó billones de dólares para adquirir la franquicia y luego ponerla en un almacén.

Desde entonces y durante los últimos tres años, hemos visto cómo el proyecto que desemboca hoy en Episodio VII fue tomando forma, rumores surgieron y fueron desmentidos y el nivel de emoción en los fanáticos de la saga iniciada por George Lucas simplemente continuó aumentando sin parar.

Y este fin de semana, dichos fanáticos están listos para tomar por asalto las salas de cine y ser transportados una vez más a una Galaxia muy, muy lejana, en esta ocasión de la mano del director J. J. Abrams, quien recibió la difícil tarea de realizar esta cinta y además hacerlo de modo que los fans y el público en general quedaran satisfechos.

La pregunta obligada es… ¿lo ha conseguido?

La respuesta más sencilla es sí… pero también no.

La película, de entrada, toma muchas, de hecho bastantes cosas, directo del original Episodio IV, cosas como documentos secretos en manos de un robot que sirven para algo muy importante, un huérfano (huérfana en este caso) que vive en un planeta desértico, un piloto rebelde y carismático, un viaje para encontrar a un viejo maestro Jedi, una súper arma que destruye planetas, la ayuda de un mentor de edad avanzada… y varias otras cosas más aparecen en la cinta casi en el mismo orden que en la primer película de la saga, vamos que hasta una nueva versión de la Estrella de la Muerte aparece en pantalla...

Si bien es cierto que estos aspectos tomados de la cinta original buscan crear una sensación de familiaridad en el espectador, en realidad convierten a “El Despertar de la Fuerza” en un facsímil flojo de “Una Nueva Esperanza” que ha sido actualizado para atraer a las nuevas generaciones, incluyendo un elenco diverso de artistas jóvenes que forman el nuevo trío principal pero a pesar de ello Episodio VII nunca logra alejarse lo suficiente de la sombra de Episodio IV, y eso sin contar que el guión tiene bastantes problemas que le impiden tener una identidad propia.

El aspecto musical, que en todas las demás películas es en extremo importante al grado que todas las entradas de la saga tienen por lo menos un tema que es memorable, es tristemente desaprovechado, fuera de algunos temas reutilizados, la música está poco inspirada al punto de parecer que John Williams no tenía mucha fe en el proyecto.

A pesar de estos detalles, la película es divertida a ratos y consigue muy bien su objetivo de alejarse a toda costa de los Episodios I, II y III.  El nuevo trío conformado por Rey, Finn y Poe intenta y logra emular en cierto modo (algo pobre la verdad) al trío original formado por Leia, Han y Luke.

De los tres nuevos estelares, el nuevo protagonista que a mi gusto destaca más a pesar de que es criminalmente desaprovechado es sin duda Oscar Isaac quien al interpretar a Poe Dameron logra darle a su personaje algo del carisma de Han Solo y probablemente sea el que más llame la atención del público, aunque por alguna razón su personaje aparece, desaparece y vuelve a aparecer sin que el guión se moleste en explicarnos cómo lo consiguió, creando un agujero argumental bastante notorio. 

Daisy Ridley interpreta a Rey, una solitaria huérfana que vive de rescatar chatarra y tiene un pasado misterioso. Rey es una chica incluso más ruda que la Princesa Leia, experta en combate, en mecánica, en idiomas (puede hablar Wookie y Androide sin jamás haber dejado su planeta), también es una piloto experta (a pesar de nunca haber pilotado una nave antes de Episodio VII) y por supuesto que domina en segundos trucos Jedi que a Luke y a Anakin les tomó dos películas aprender. En pocas palabras, Rey es la perfección encarnada; de hecho, ella es tan perfecta que nunca, nunca, nunca se equivoca. Ahora, si bien esto hace que el personaje sea plano y aburrido, es gracias a la interpretación de Ridley que Rey no es totalmente insoportable.  

John Boyega interpreta a Finn, el Storm Trooper desertor y a pesar de que Boyega intenta darle carisma a su personaje, al parecer Abrams no pudo decidirse en qué era lo que quería lograr con Finn, y al intentar convertirlo en una especie de asombrosa fusión entre Han Solo y Luke Skywalker, el resultado final es que el personaje se nota desdibujado y no tan interesante como pudo haber sido ya que Abrams decide también montarle a Boyega la responsabilidad de ser el encargado de dar el toque cómico a la película y el de perder todas las peleas en las que se involucra, logrando que Finn nos deje con la impresión de que es un tonto incompetente incapaz de lograr algo por sí sólo, y eso es una pena pues el personaje tiene potencial.

El más interesante de los nuevos personajes termina siendo el villano Kylo Ren, interpretado por Adam Driver quien a pesar de no ser ni de broma tan amenazador o memorable como el ya mítico Darth Vader, logra ser un antagonista decente al mostrar a un aprendiz de Sith que tiene más de patético que de malvado y además, es él quien resulta ser el factor principal para desatar los eventos que ponen en marcha la nueva aventura.

En cuanto al trío original, Carrie Fisher, Harrison Ford y Mark Hamill aparecen en la cinta en mayor o menor medida y con más o menos cosas qué hacer.

Carrie Fisher por ejemplo, interpreta una Leia obligada por las circunstancias a volver a organizar una Rebelión (ahora llamada la Resistencia) para enfrentar al Imperio… perdón, para enfrentar al ejército de la Primera Orden y debemos admitirlo, sus escenas son razonablemente efectivas.

Mark Hamill… sólo puedo decir que su presencia se siente por toda la película, y aunque su participación es importante, en realidad aparece en pantalla mucho menos de lo que cualquier fan esperaría.

Harrison Ford, sin duda, se lleva la película. De hecho, si hubieran titulado esta película como “Episodio VII: Han Solo es genial no habrían estado muy lejos de la realidad. Ford interpreta bastante bien al viejo contrabandista espacial, demostrando que aún cuando está en el papel del Obi Wan en Episodio VII eso no significa que se ha quedado sin cosas qué hacer. El destino de Han en la película es una "sorpresa" aún más importante que la participación de Luke, aunque cualquiera que esté familiarizado con Obi Wan Kenobi podría darse cuenta del destino de Han desde media película.

Apoyándose en extremo en la nostalgia del público, emulando en mucho al Episodio IV y apostando por un trío de actores jóvenes de orígenes diversos, Episodio VII: El Despertar de la Fuerza es una película con un guión mediocre que copia sin ningún pudor los grandes éxitos de la saga y los oculta detrás de un insoportable y aburrido sermón de corrección política el cual usa como escudo en contra de las críticas, resultando que a final de cuentas, la película sólo sea el capítulo inicial de una nueva trilogía enfocada en conseguir la mayor cantidad de dinero posible pero sin preocuparse por contar una buena historia o en crear personajes memorables.

Debido a estos detalles, El despertar de la Fuerza no logra estar a la altura de La Amenaza Fantasma o de El Ataque de Los Clones, y no alcanza el nivel de ninguna película de la trilogía original, pues se contenta alimentarse de la nostalgia para obtener buenos resultados en taquilla, y la verdad es que tiene muchos problemas de guión para poder aspirar a más.

Calificación: 4/10



jueves, 6 de agosto de 2015

4 razones por las que Los 4 Fant4sticos es un Desastre.




©Fox

Como ya lo sabíamos, la nueva película de los 4 Fantásticos, dirigida por Josh Trank estuvo envuelta en controversias desde el principio, lo que provocó que la mayoría de aquellos interesados en verla sintieran poca confianza y temieran que el producto terminado acabaría siendo una mala película.

Bien, ahora que la película ya está disponible puedo decir con certeza que esta nueva versión de los 4 Fantásticos cortesía de Josh Trank es la peor que se ha realizado de estos personajes, lo cual es sorprendente no porque sea sólo la segunda película de Trank, sino porque su filme debut, Chronicle, es básicamente una cinta de origen de superhéroes que logró mostrar un lado fresco dentro del género.

Pero por otro lado, los 4 Fantásticos presentan uno de los peores guiones de los últimos años, un nivel de dirección que raya en lo ridículo, efectos especiales pésimos y actuaciones poco convincentes.

Esa ambición exhibida en Chronicle, sin embargo, no aparece en ninguna parte de los 4 Fantásticos, o Fant4sticos (Fant-Cuatro-Sticos?) según los posters publicitarios. La película en sí tiene cuatro horribles problemas los cuales detallaremos aquí:

4.- Los Cuatro Fantásticos no tienen nada de fantástico.


Oscuridad, la mejor forma de ahorrar dinero en escenarios.
©Fox
La película está estelarizada por Miles Teller como el genio científico Reed Richards, Kate Mara como Susan Storm, la hermana adoptada de Johnny Storm quien es interpretado por Michael B. Jordan, mientras que Jamie Bell aparece como Ben Grimm, el amigo de la infancia de Reed y por Toby Kebell que interpreta al “maligno” Victor Von Doom.

El problema es que ninguno de los cuatro héroes logra transmitir al espectador la sensación de que hay amor familiar entre ellos o que exista la posibilidad de que su relación llegue a tener lazos de tal fortaleza, y considerando que en los cómics el punto principal que distingue a los 4 Fantásticos es su dinámica familiar, este error en la película es uno de los mayores obstáculos que no lograr sortear. 

Se debe agregar que ningún personaje actúa como si le importaran los demás: Reed decide abandonar a sus amigos durante un año luego del accidente que les da sus poderes, Susan y Johnny nunca aparentan tener una relación de hermanos y Ben es relevante hasta el momento del accidente, después del cual se aísla al convertirse en un monstruo de piedra al servicio del ejército. 

De hecho, la única escena en que la película logra transmitir la sensación de que dos personajes son amigos cercanos es durante el prólogo que nos narra la manera en que Reed y Ben forman su amistad, es una buena escena pero… está realizada por niños actores.

En cuanto al uso de poderes, pues… si esperabas ver alguna escena divertida relacionada con la manera en que funcionan, olvídalo. No hay nada de eso aquí, de hecho, es como si a todo el mundo detrás de las cámaras se les olvidó que estos personajes tienen súper poderes ya que sólo hasta los últimos veinte minutos los Fant4sticos deciden usar sus habilidades para algo útil.

Es posible ver que los actores intentaron hacer lo mejor posible con el material que les proporcionaron, pero gracias a los ridículos diálogos y la pobre dirección, no logran hacer nada que en realidad valga la pena.

3.- Los problemas de producción son totalmente evidentes.


"Reed, ¿No te recueda esto al final de The Avengers?"
"Ignora el detalle, Johnny, tal vez el público ya lo olvidó."
©Fox
Algo muy notable es que esta cinta no tiene dirección pues no sabe a dónde ir o qué quiere ser, me explico: el primer acto de la cinta es un drama de ciencia ficción que dura poco más de una hora y de hecho no es tan malo, es simplemente mediocre. 

El segundo acto es un drama militar mezclado con un poco de horror corporal al estilo David Cronenberg que no llega a tener el impacto necesario aunque presenta algunas ideas interesantes al mostrar que el ejército está interesado en usar los poderes de los cuatro en operaciones militares, pero al final no hace gran cosa con la idea y por lo tanto es sólo potencial desperdiciado. 

El tercer acto, que dura aproximadamente media hora, intenta con desesperación demostrar que los Fant4sticos es en realidad una cinta de acción y superhéroes pero estas escenas están tan mal ejecutadas que lo único que pude pensar al verlas fue que en realidad nadie sabía lo que estaba haciendo y les era imperativo terminar la cinta de alguna manera que les permitiera mostrar los poderes de los personajes de una u otra forma sin importar lo ridícula que esta fuera. 


La Antorcha Humana y la Mujer Invisible demuestran cuan
divertido es vivir encerrados en una base militar sin poder salir. 
©Fox
Los efectos especiales, por cierto, son pésimos y anticuados. Las locaciones son lúgubres y mal iluminadas, lo cual es lógico si consideramos que esta película es claustrofóbica en exceso gracias a que la mayor parte se desarrolla en espacios cerrados o en un planeta vacío y sin vida. Si a lo anterior le agregamos que la manera absurda en que se explican y presentan en pantalla los poderes de los 4, es imposible no preguntarse en qué demonios la Fox se gastó más de 100 millones de dólares ya que está claro que al aspecto visual, sonoro y de edición le invirtieron solamente lo mínimo necesario.

El rumor de que la película tuvo que volver a filmar escenas para intentar rescatar un poco de este gigantesco desastre es fácil de verificar ya que hay algunos momentos en que es obvio que alguien intentó sin éxito inyectarle un poco de acción y vida a la cinta, o instantes en que se nota que Kate Mara lleva peluca o el modo en que uno de los personajes más importantes tiene un cambio de apariencia radical sin explicación alguna, además de que el estilo de trabajo de cámara no se mantiene constante durante la película. En general todo el trabajo detrás de cámaras es una desgracia.

2.- El Doctor Doom ha sido arruinado otra vez.


Fox, odiando al Doctor Doom sin razón alguna desde 2005.
©Fox
Probablemente este no es un detalle importante para el público en general, pero para los aficionados a los cómics es sin duda uno de los puntos focales de la cinta. Victor Von Doom es posiblemente el villano más importante de Marvel y nuevamente la Fox ha logrado arruinar a un personaje que en esencia debería ser sencillo de adaptar. 

Visualmente hablando, Doom en esta película es terrible, no es nada similar a la apariencia icónica del personaje. ¿Es tan difícil darle a Doom su armadura? ¿Es tan complicado mostrarlo como un genio narcisista poseedor de un ego gigantesco? ¿Tan imposible darle sus conocimientos arcanos? ¿Su motivación de conquistar al mundo porque está convencido de que él es la única persona capaz de evitar que la humanidad se autodestruya? Pues al parecer para la Fox sí lo es.

Hablando de motivaciones y planes malvados, “Doom” en esta película no tiene ninguno que valga la pena. Simplemente se queda atrapado en la otra dimensión, se convierte en un maniquí de metal a medio derretir con poderes mentales y sobre los elementos y decide destruir el mundo sólo porque… ¿está enojado? En realidad la motivación de Doom nunca se establece de un modo efectivo ni tampoco su rivalidad con Reed, la cual es una parte integral del personaje.

Finalmente, queda claro que los rumores de que Fox trató desesperadamente de corregir un poco la mala publicidad que les representó la filtración de que Doom en la película sería un hacker antisocial llamado Domashev por medio de alteraciones y escenas nuevas es completamente cierto, y esto es fácil de notar ya que hay un cambio de 180 grados entre la primera escena de Doom a la siguiente, causando un penoso error de continuidad. 

Con esta nueva interpretación del personaje ya no hay dudas de que la Fox es incapaz de usar bien al Doctor Doom en la pantalla grande.

1.- Es en extremo aburrida.


Oscuridad: La película.
©Fox
 
La cinta no tiene mucho a su favor en cuestión de dirección, guion, diálogos, efectos especiales e incluso actuación, pero hay cintas que a pesar de ello logran ser en cierto modo divertidas. Los Fant-Cuatro-Sticos ni siquiera logran eso, y ello se debe a que la película es en extremo aburrida. 

El primer acto, que mencionábamos es un drama de ciencia ficción, está lleno de aburridos diálogos explicativos que presentan las razones por las que eventualmente el equipo obtendrá poderes especiales, el problema es que el ritmo es lento y tedioso, además de que se desarrolla en su mayor parte dentro de un laboratorio oscuro. En realidad el primer acto sólo consigue desperdiciar una hora de la duración de la película sin lograr nada interesante. 

El segundo acto, que se lleva a cabo casi en su totalidad dentro de una base militar oscura sí tiene algunas escenas fuera de las instalaciones del ejército, pero las más significativas transcurren durante la noche. Este acto también abusa de los diálogos explicativos que no hacen mucho sentido y tiene un ritmo tan lento y tedioso como el anterior. 

El minúsculo tercer acto es absurdo. La acción está mal coreografiada, los efectos especiales son patéticos y tiene lugar en otra dimensión que se distingue por ser oscura (a excepción de un pilar de luz azul). De hecho, esta cinta debió llamarse “Oscuridad: La película”, y es que los Fant4sticos habitan un mundo tan, tan oscuro que en momentos pensé que Batman se aparecería; de hecho, la trilogía de Batman realizada por Christopher Nolan es menos oscura en comparación.

Al final, lo único que podemos asegurar es que los Fant-Cuatro-Sticos es una cinta aburrida y una enorme pérdida de tiempo. Sin lugar a dudas es la peor película de superhéroes desde la terrible Batman y Robin de 1997 y una fuerte contendiente a la peor película del año.

Estarán mejor viendo las dos películas de Los 4 Fantásticos estelarizadas por Chris Evans y Jessica Alba entre 2005 y 2007. Si bien esas dos cintas no son muy buenas, son al menos divertidas, nada claustrofóbicas y más cercanas al corazón de lo que es la Primer Familia de Marvel.

Calificación: 0.4/10