miércoles, 1 de octubre de 2014

4 bellas iglesias para visitar en Puebla.

Puebla de Zaragoza, fundada en 1531, es conocida también como la ciudad de los Ángeles ya que la leyenda local dice que fueron los mismos ángeles quienes trazaron la ciudad. Una de las metrópolis más grandes del país, hogar del tradicional mole y las famosas Chinas Poblanas, también se distingue porque en el centro de esta ciudad es posible encontrar muchas estructuras de la época colonial de gran belleza y valor histórico, de entre las cuales son notables muchas de las hermosas iglesias que se yerguen en sus calles.

Siendo que admirar estructuras producto de la arquitectura colonial es una de mis aficiones favoritas, en esta ocasión hablaremos de 4 templos en Puebla que vale la pena visitar.
__________________________________
©Tripadvisor
1. La Catedral Basílica de Puebla.

Esta majestuosa construcción, considerada como un monumento histórico y patrimonio de la humanidad, tardó cerca de 300 años en terminar de construirse, pues su construcción inició en 1575 y terminó en su totalidad hasta 1772, a pesar de haber estado en funciones la mayor parte de esos años y si tardó tanto tiempo en terminar su edificación se debió más que nada a que diversas situaciones y conflictos como la guerra de independencia, interrumpieron el trabajo en la obra, que afortunadamente nunca fue abandonada y siempre se reanudaron labores.

La catedral es un tesoro arquitectónico por donde se le mire, pero esa no es la única razón por la que es una edificación importante, pues en su interior es posible encontrar piezas de arte sacro de un valor inestimable que incluyen pinturas de la época virreinal, un órgano tradicional con siglos de antigüedad, esculturas ornamentales en cada una de sus capillas, documentos anteriores incluso a la fundación de la ciudad, reliquias y joyas en materiales preciosos elaborados desde la época colonial y murales de gran significancia artística e histórica y aunque muchos de los tesoros de la catedral no están disponibles para su exhibición al público, eso no significa que el impacto de una visita a esta impresionante iglesia se disminuya; simplemente no se puede visitar Puebla sin ir a la Catedral.
__________________________________
©Panoramia
2. La Parroquia de San José.

Esta es una iglesia que terminó de construirse en el año 1693 y que cuenta con una de las fachadas más distintivas de entre los muchos templos de la ciudad. Construcción de estilo barroco, la parroquia cuenta con la distinción de tener talavera poblana en los pilares de su fachada, lo cual ayuda a distinguirla aún más de otras iglesias de la época y las tres naves que componen su interior están sostenidas por columnas y arcos, aunque la mayor distinción de este templo son los antiguos retablos estilo barroco que decoran sus muros.

En este templo también es posible encontrar varias obras de arte sacro de diversos pintores reconocidos como los muy reconocidos Agustín Arrieta y Migual Jerónimo Zendejas, ambos oriundos de Puebla y los dos distinguidos por su trabajo realizando arte de corte religioso. La iglesia también contiene esculturas de alto valor artístico elaboradas por el taller de la familia Cora, una familia de escultores que trabajó durante el siglo XVIII y cuyas obras, además de tener renombre mundial, adornan más de una de las antiguas iglesias de la ciudad.
__________________________________
©Mariangel Coghlan
 3. El Templo de Santo Domingo.

De entre todos los templos de Puebla, sólo el de Santo Domingo, terminado en 1659, puede aspirar a competir con la majestuosa catedral como la iglesia más impresionante de la ciudad; y esto se debe no al exterior del edificio de estilo barroco, aunque la fachada es de estilo purista español siendo uno de los pocos ejemplos de este estilo arquitectónico en México, sino debido a la hermosura de su interior y a la belleza inigualable de la Capilla del Rosario.

Construida en el siglo XVII y conocida también como la Casa de oro y en su momento la Octava maravilla del mundo, la Capilla del Rosario es considerada como quizás la mayor obra de arte sacro en el país. Con un interior majestuoso, colmado en detalles tapizados en estuco dorado, pinturas centenarias de diversos estilos realizadas durante la época colonial, el altar principal dedicado a la Virgen del Rosario está decorado con relieves y tapizado con láminas de oro de 12 kilates. Gracias a esta capilla y al templo al que está anexa, el convento de Santo Domingo es indudablemente una de las mayores joyas del barroco procedente de la época novohispana de México.
__________________________________
©Wikimedia
 4. Templo de Nuestra Señora de la Concordia.

Terminando su construcción en 1676, este complejo religioso tiene un importante valor histórico ya que en uno de sus anexos se imprimió el Plan de Iguala, que es nada más y nada menos que el pronunciamiento oficial escrito por Agustín Iturbide que declaraba la Independencia de México, lo cual es un hecho poco conocido. Otro aspecto notable de la construcción es que en ella se encuentra el Patio de los Azulejos, un espacio abierto dentro del templo que se distingue por estar flanqueado por paredes tapizadas enteramente con azulejos de talavera poblana en brillantes colores y diseños.

El templo posee también seis lienzos de estilos barrocos realizados por el ya mencionado pintor poblano Miguel Jerónimo Zendejas, que muestran imágenes dedicadas al santo patrono de la concordia; el estilo arquitectónico del templo es dual, pues la fachada es una construcción barroca mientras que el interior fue remozado en 1831 para remodelar el retablo del templo y los altares laterales, lo que le dio a los interiores un estilo neoclásico.
__________________________________
©Centro Virtual Cervantes
Capilla del Rosario en el Templo de Santo Domingo
Existen muchas otras iglesias y construcciones en Puebla que son dignas de visitar, pero las cuatro mencionadas son a mi gusto completamente obligadas cuando se vacaciona en esta hermosa ciudad.

Referencias:
http://www.elclima.com.mx/templos_y_conventos_de_la_ciudad_de_puebla.htm