lunes, 22 de septiembre de 2014

Emilio Salgari, un maestro de la novela de aventura.

Emilio Salgari
Cuando Sandokan, Tremal-Naik y Yáñez pisaron la cubierta, ya todos los tripulantes se hallaban en sus puestos de combate, pues Sambigliong habla advertido a los tigres de Mompracem que el crucero se disponía a acometer a un gran barco enemigo.
Fragmento de Sandokan, el rey del mar.


Emilio Salgari (Verona, Italia. 1862 - 1911) tiene la distinción de ser uno de los escritores más prolíficos de la literatura italiana, pues es el autor de más de 200 obras entre las que se cuentan más de 80 novelas, cuentos cortos y diversos relatos. Se le considera uno de los autores italianos más influyentes, como uno de los padres de la novela de aventura moderna y como uno de los iniciadores del género literario conocido como western y además, hasta el día de hoy Salgari permanece como uno de los 40 autores italianos más traducidos en el mundo.

Hijo de comerciantes, Emilio Salgari siempre tuvo una pasión por la exploración, por lo que se enroló en la Academia Naval de Venecia, y aunque nunca se graduó sí pasó tiempo en su adolescencia como marinero lo cual le permitió navegar por el mar Mediterráneo y la costas del mar Adriático. Es durante estos viajes que el futuro novelista tiene muchas de las experiencias que más tarde le inspirarían al escribir sus libros. En su autobiografía, Salgari menciona haber llegado a ser capitán de un barco propiedad de un rajá que ha sido destituido de sus posesiones por autoridades inglesas y también relata el haber tenido varias aventuras y romances durante este periodo de su vida llegando incluso a navegar los siete mares, aunque en realidad no existen registros confiables de que Salgari explorara más allá del mar Mediterráneo y se considera que el autor embelleció sus experiencias como marinero a fin de volverlas más interesantes al ser publicadas.

En lo que sí coincide Salgari en su autobiografía con los registros históricos que se tienen de su vida es en la razón por la cual dejó su trabajo como marinero y segundo a bordo de barcos mercantes; esa razón fueron serios problemas de salud que lo afectaron, ya que severas fiebres tropicales obligaron al autor a regresar a Italia para restablecerse y ante la dificultad de volver a embarcarse, Salgari se decidió a trabajar como periodista obteniendo una posición en el diario La Nuova Arena en donde publicó sus primeros relatos en formato de entregas.

En 1891 Emilio Salgari conoce a la actriz de teatro Aida Peruzzi, con quien iniciaría una relación y posteriormente contraería nupcias en 1892. El matrimonio decide trasladarse a Turín poco después de contraer nupcias, siendo esta ciudad el lugar donde el autor residiría hasta su muerte.
©Editorial Molino 
Sandokan, el personaje más popular de Salgari.
Salgari publicó su primera novela, titulada Los misterios de la Jungla Negra, en 1895. A esta le siguió Los Piratas de la Malasia en 1896. Durante los siguientes veinte años, Salgari publicaría un impresionante cuerpo de trabajo, que dividió en diversas series o ciclos, entre los que destacan tres.

El primer ciclo a mencionar es el dedicado a los Piratas de la Malasia, conocido habitualmente como la historia de Sandokan, un príncipe convertido en corsario, hombre de gran valor que busca llevar su vida con honor y justicia y que se convirtió en el personaje más popular y famoso de todos los creados por Salgari. Esta serie cuenta con once novelas, de entre las que se distinguen la ya mencionada Los misterios de la Jungla Negra, Los Tigres de Mompracem, El rey del mar y La venganza de Yañez.

El siguiente ciclo importante de Salgari es el dedicado a las aventuras del Corsario Negro, que aunque también dedicado a seguir las aventuras de un grupo de piratas, en lugar de desarrollarse en Asia como las aventuras de Sandokan, esta nueva saga fue ubicada en el Caribe durante la era de oro de la Piratería. Esta serie también cuenta con varias novelas entre las que destacan El Corsario negro, La reina del Caribe y El hijo del Corsario Rojo.

El último ciclo que cabe mencionar debido a su importancia para el género western es el conocido como el de las Aventuras en el viejo oeste. Esta serie de novelas, en las que no todas guardan una relación entre sí, es considerada como uno de los primeros ejemplos del género western y se les acredita con sentar muchas de las bases que otros autores posteriores (en los que se incluye a Marcial Lafuente Estefanía, del que ya hemos hablado) siguieron para realizar sus propios trabajos. Algunas novelas de este ciclo que podemos mencionar son Aventuras entre los Pieles rojas, La soberana del Campo de Oro, El rey de la pradera y La cazadora de cabelleras.

Salgari escribió otras novelas dentro del género de piratas como fue la trilogía de Los Piratas de las Bermudas, y la saga del Capitán Tormenta. Pero su esfuerzo se dedicó sobre todo al género de aventuras alrededor del mundo por lo que su extenso trabajo puede agruparse en diversas series de acuerdo a su locación geográfica, como son las novelas dedicadas a narrar aventuras en la India y Asia o las que se desarrollan en África así como a otras dedicadas a mostrar correrías en el Medio Oriente e incluso varias ubicadas en Rusia y otras tierras del norte. El autor también abordó historias de civilizaciones perdidas y dedicadas a la búsqueda de grandes tesoros, algunas historias de guerra, otras de aventuras en altamar e incluso historias de supervivencia como El Robinson Italiano o Los náufragos del Liguria. Salgari incluso se dio tiempo de incursionar en la ciencia ficción con la novela titulada Las maravillas del año Dos Mil, publicada en 1907, que utiliza el viaje en el tiempo como tema principal.

A pesar de ser un autor muy popular incluso entre la nobleza (el aprecio por sus obras le valió que la reina de Italia le otorgara el título de Caballero en 1897) Salgari nunca tuvo mucha fortuna con las casas editoriales que publicaban su trabajo. De hecho, su primer contrato con Donath, quien publicó sus primeros libros, resultó nefasto para el autor ya que le obligaba a escribir tres novelas por año a cambio de una paga de sólo 4,000 liras anuales, una cantidad que en ese entonces a duras penas le permitía al autor y padre de cuatro hijos el vivir decorosamente.

Subsecuentes tratos con editores no cambiaron la suerte del escritor, y a pesar de que sus libros rompían récords de ventas, nunca logró ver una remuneración proporcional a lo que sus novelas vendían. Si bien es cierto que Salgari lamentó siempre esta situación achacándola exclusivamente a los editores uno de sus hijos, Nadir Salgari, escribió que las poco ventajosas condiciones de los contratos obtenidos por su padre eran resultado en mayor medida al difícil carácter de su padre y a su tozudez al momento de negociar con los editores lo cual, acompañado por un fuerte desprecio al dinero por parte del autor, le hacían perder mejores oportunidades para una paga más acorde a la popularidad de su trabajo.

Estos problemas económicos y la enfermedad mental de su esposa, que empeoró hasta que tuvo que ser ingresada en un manicomio en 1911, dejaron a Salgari presa de una fuerte depresión lo que lo llevó a quitarse la vida en Turín el mes de Abril de ese mismo año por medio del Seppuki, un ritual japonés que consiste en el suicidio por destripamiento y que busca restituir el honor del suicida.

Tumba de Emilio Salgari

Lo último escrito por el autor de Verona fueron tres cartas, una para a su esposa y otra para sus hijos. La última carta, dirigida a sus editores, consistía sólo en esta nota:

A ustedes, que se han vuelto ricos con el sudor de mi frente mientras me mantienen a mí y a mi familia en la miseria, sólo les pido que en esas ganancias encuentren los fondos para pagar mi funeral. Los saludo mientras rompo mi pluma. 
Emilio Salgari.

A pesar de su trágica muerte, el legado de Salgari es indiscutible. Su trabajo ha influido en personalidades como Umberto Eco, Isabel Allende, Jorge Luis Borges, Pablo Neruda y muchos más; en el cine, el director de westerns Sergio Leone citó a Salgari como una de sus mayores fuentes de inspiración, se han realizado más de 50 adaptaciones cinematográficas de sus novelas y sus libros se han mantenido populares en Italia, casi todo el resto de Europa, México y varios países de Latinoamérica durante los más de cien años que han pasado desde su muerte, convirtiéndolo en uno de los escritores italianos más importantes de la historia y uno de los mayores pilares de la literatura universal.

Referencias:
http://librosgratis.liblit.com/?subdir=S%2FSalgari%2C%20Emilio%20%281862-1911%29&sortby=name

No hay comentarios.:

Publicar un comentario