miércoles, 17 de septiembre de 2014

4 efectos adversos del cigarro y el alcohol en el cerebro.


©Getty
Si bien es cierto que el tabaco y el alcohol son sustancias que pueden consumirse legalmente, también lo es que su consumo provoca daños en el organismo; la mayoría de nosotros ha escuchado como el cigarro daña los pulmones y que el alcohol causa problemas en el hígado, pero casi nunca nos hablan de cuáles son los efectos negativos que tienen en nuestro cerebro.

Por lo tanto, este artículo lo dedicaremos precisamente a mencionar algunos de los problemas que provocan estas dos sustancias.

___________________________________________


©Getty

1. Fumar disminuye el desempeño de nuestro cerebro.


Un reciente experimento realizado por científicos en la Gran Bretaña descubrió que los adultos fumadores obtenían resultados más bajos que los no fumadores en el ejercicio; la prueba analizó durante un periodo de cuatro años la memoria, la capacidad de planeación y la habilidad mental  de los participantes.


El resultado del experimento demostró que cuatro años después del inicio, los fumadores tenían más dificultades en promedio para aprender nuevas palabras y recordar nombres en particular. El estudio se realizó en 8,800 adultos de 50 años en adelante, lo cual indica que si bien es natural un declive en nuestro poder cerebral con la edad, fumar no sólo acelera su aparición, sino que lo incrementa.

___________________________________________


©Bettertobreathe
 2. Fumar aumenta las posibilidades de un accidente cerebrovascular.


Accidente cerebrovascular, apoplejía, derrame cerebral o infarto cerebral. Distintos nombres para un mismo término: el ictus. Esta condición se caracteriza por ser una disminución del flujo sanguíneo cerebral importante que se da de manera brusca o de una hemorragia en el cerebro ocasionada por la rotura de un vaso cerebral. Y sobra decir que sufrir de este incidente causa afectaciones que pueden causar daños severos al paciente o la muerte.


Una investigación por el University College of London descubrió que el declive cerebral en fumadores habituales alcanza tasas del 38%, y que las toxinas del cigarro que se filtran a la sangre llegan al cerebro, en donde causan daño o muerte de neuronas, además de que la contaminación provocada por las toxinas del cigarro impiden que la sangre transporte oxígeno de manera adecuada, incrementando los riesgos en adultos de 50 años o más.

___________________________________________


©Getty
 3. El alcohol causa el síndrome de Wernicke-Korsakoff.


Alrededor del 80% de los alcoholicos desarrollan esta seria condición. El síndrome de Wernicke-Korsakoff se compone de dos diferentes síndromes; el síndrome Wernicke, es una afectación severa llamada encefalopatía de Wernicke mientras que la otra es la condición debilitante que puede durar años llamada psicosis de Korsakoff.


La encefalopatía de Wernicke se distingue por provocar confusión en el afectado, por causar parálisis en los nervios encargados del movimiento de los ojos y por afectar la capacidad de coordinación muscular a tal grado que en algunos casos los pacientes pierden la habilidad de caminar. Este síndrome se desarrolla en parte debido a una deficiencia en Tiamina, la cual es provocada entre otras cosas, por el efecto del alcohol en la química sanguínea. Más del 80% de los alcohólicos que sufren del síndrome de Wernicke también desarrollan la psicosis de Korsakoff, que aunque afecta también la capacidad motriz de quien la padece, sus peores efectos son sus efectos crónicos degenerativos en el cerebro, ya que causa problemas de aprendizaje, de memoria ya que causa amnesia retrógrada, es decir que provoca la pérdida de información vieja almacenada en el cerebro, y también provoca amnesia anterógrada, esto es, que la nueva información no se almacena en la memoria de largo plazo. Esta pérdida constante de información provoca altos niveles de frustración en el afectado, lo cual puede causar que derive en frustración y episodios violentos.

___________________________________________


©brainhealthreview
Izq. Cerebro de un adulto normal de 43 años de edad.
Der. Cerebro de un adulto alcoólico de 43 años de edad. 
 4. El alcohol provoca destrucción celular en el cerebro.


El consumo excesivo de bebidas alcohólicas está relacionado con la disminución de la neurogénesis, el cual es el proceso por el que se desarrollan nuevas neuronas en el cerebro. Se tenía pensado que la neurogénesis sólo estaba activa en el periodo pre-natal, pero recientes estudios demuestran que la neurogénesis continúa en mamíferos adultos (humanos incluidos) en particular en las área del cerebro conocidas como el hipocampo y la zona subventricular.


Dado que la zona subventricular es el área del cerebro en la que se desarrolla la neurogénesis en su mayor parte, si esta es dañada limitará entonces su producción, lo cual a su vez termina afectando al hipocampo. Para hacer las cosas peores, el hipocampo también es afectado por el alcohol, lo cual le impide funcionar correctamente y esto es grave, pues el hipocampo es la parte del cerebro que permite crear nuevos recuerdos y almacenar eventos en la memoria así como también la que controla la capacidad de movimiento y reconocimiento espacial. Por otra parte, daños en el hipocampo pueden acrecentar la posibilidad de padecer Alzheimer. Esto se debe a que el consumo de alcohol produce encogimiento cerebral a un grado mayor del que provoca el Alzheimer.

___________________________________________


Referencias:


http://pubs.niaaa.nih.gov/publications/arh25-4/299-306.htm

2 comentarios:

  1. Excelente artículo, sobre las "drogas legales" que conviene difundir, con tu permiso comparto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario y por compartir.
      Saludos!

      Eliminar