miércoles, 10 de septiembre de 2014

3 mitos acerca del síndrome de túnel carpiano.

©Orthoinfo
Manos afectadas por el síndrome de túnel carpiano.
El síndrome de túnel carpiano es un padecimiento que se ha vuelto cada vez más común en los últimos años y han aparecido una serie de mitos alrededor del mismo que impiden sea tomado en serio por lo que me parece importante mencionarlos a fin de aclarar un poco las causas, síntomas y tratamientos para enfrentarlo que existen.

Aclaremos primero qué es el Síndrome de Túnel Carpiano: Esta condición médica es una neuropatía (enfermedad del sistema nervioso periférico) que se presenta cuando el nervio mediano, que va desde la mano y cubre todo el antebrazo, se atora dentro del túnel carpiano (un pasadizo estrecho en la base de la mano que contiene ligamentos, tendones y nervios) o recibe presión a causa de una inflación muscular o de los tendones, causando molestias que van desde entumecimiento de los dedos hasta dolor que puede ser moderado en las primeras fases hasta bastante intenso en etapas avanzadas.
­­­­­­­­­­­­­­­____________________________________________
©Rodner C. Raissis
Mito 1: Sólo es padecido por las personas que trabajan con computadoras.

Esto es falso. Se ha demostrado que varias profesiones pueden desencadenar el síndrome del túnel carpiano. Debido a que esta condición aparece por causas tales como el estrés laboral, el uso constante de los músculos del antebrazo, retención de líquidos, aparición de tumores o quistes en el área, obesidad, lesiones previas y otras más, no se puede decir que trabajar con una computadora es la única causa de este padecimiento, ya que en ocasiones es incluso imposible determinar las causas.

A pesar de esto, es importante notar que las personas que trabajan en informática sí son propensas a padecerlo. Como también los masajistas, los mecánicos, los dentistas, los guitarristas, los camareros, las personas que trabajan conduciendo vehículos, jugadores de billar, deportistas y en general cualquier profesión o actividad que requiera movimientos repetitivos de manos y antebrazo.

Otro punto a notar es que estadísticamente, las mujeres tienen tres veces más posibilidades de desarrollar esta condición que los hombres, aunque no se ha determinado la causa, se especula que esto se debe a que en las mujeres el túnel carpal es más estrecho que en los hombres. Además, las enfermedades que afectan los nervios de manera degenerativa como la diabetes también pueden incrementar las posibilidades de padecer este síndrome.
­­­­­­­­­­­­­­­____________________________________________
©Orthoinfo
Mito 2. El síndrome de túnel carpiano aparece repentinamente y sin aviso.

Este mito también es falso, y tiene su origen en que los avisos de que algo está mal normalmente son ignorados por la persona, por lo que no se da cuenta de que hay un problema hasta que el dolor se desencadena de manera intensa de un día para otro.

Si bien es cierto que el dolor puede aparecer súbitamente y sin antecedentes, los síntomas del síndrome de túnel carpiano se presentan normalmente de manera paulatina. Las primeras manifestaciones del problema son calambres, entumecimiento en la punta de los dedos (en particular del pulgar y los dedos índice y medio) y en ocasiones sensación de calor en la palma de la mano afectada. Los síntomas por lo general se presentan por la noche y posteriormente comienzan a sentirse durante el día.

Ignorar estos síntomas no sólo desencadena el síndrome de túnel carpal, sino que también pueden provocar atrofia muscular del pulgar, pérdida de sensibilidad a diferentes temperaturas y dificultad para mover la mano y los dedos.
­­­­­­­­­­­­­­­____________________________________________
©Mayoclinic.conditions
Cirugía del túnel carpal.
Mito 3.  El único tratamiento posible es una operación.

Una de las razones por las que el síndrome de túnel carpiano llega a alcanzar niveles graves en las personas que lo padecen no es sólo la desidia causada al pensar que los síntomas se irán si son ignorados, otro factor importante es que existe la idea de que la única forma de tratarlo es por medio de una operación, lo cual resulta costoso y por lo mismo se deja para después, o hasta que el afectado a reunido dinero para pagar el procedimiento médico.

En realidad, existen tratamientos que permiten disminuir los síntomas del síndrome una vez que se ha identificado que la persona lo padece a causa de otra condición como diabetes, artritis, infecciones, etc. En estos casos es necesario dar tratamiento a la causa primaria y de allí trabajar al padecimiento secundario. Cuando las causas del síndrome no son claras o se deben a motivos de trabajo, el tratamiento inicial son periodos de descanso y también buscar que el médico nos provea de asistencia para encontrar movimientos de brazo y muñeca menos traumáticos.
©wikicommons 
Férula para inmovilizar la muñeca
También es posible usar una férula que mantenga la articulación de la muñeca en su posición adecuada y se puede complementar también con la administración de antiinflamatorios que pueden ser tomados o inyectados para una mayor efectividad. Otros tratamientos exitosos consiste en la aplicación de compresas húmedas calientes, ultrasonido o laser para focalizar el calor en el área afectada; sólo cuando esto ya no es suficiente para corregir el problema se recomienda la cirugía, que consiste en ampliar quirúrgicamente el espacio del túnel carpiano.

Referencias:
http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00621

No hay comentarios.:

Publicar un comentario