lunes, 18 de agosto de 2014

The Expendables 3 (2014)


La última parte de la franquicia basada en héroes de acción ya entrados en años creada por Sylvester Stallone se estrenó el viernes pasado y los resultados en taquilla en Estados Unidos no han sido muy favorables ya que se colocó en cuarto lugar en su primer fin de semana en cines y por lo que pude notar cuando asistí a ver la película el Sábado pasado, es muy posible que los números en México tampoco serán muy buenos. Independientemente de esto, puedo decir que la película no es para nada un desastre.

Como en las dos cintas anteriores, el elenco es más importante que la historia en sí, y para la última parte de “The Expendables”, Stallone consiguió que regresara Schwarzenegger acompañado del resto del elenco con sólo la excepción de Bruce Willis pero a cambio de su ausencia se las arregló para agregar a Wesley Snipes, Antonio Banderas, Mel Gibson y Harrison Ford a la lista de héroes de acción presentes en la franquicia. Si bien es cierto que se resiente un poco la ausencia de Willis, en realidad no termina siendo un factor tan determinante en la película en sí como yo me temía.

Una novedad más es que incluye cuatro actores jóvenes al equipo de los “Indestructibles” entre los que destacan Kellan Lutz y la campeona de UFC Ronda Rousey. La inclusión de miembros del elenco que no pasan de las cinco décadas de vida es una elección interesante por parte de Stallone, ya que continúa con la idea de pasar la estafeta a los jóvenes que fue introducida en “The Expendables 2” pero que al ser desarrollada completamente en esta cinta, ayuda a diferenciarla de las anteriores.

Esto no quiere decir que la película esté sin algunos detalles qué mencionar, ya que la dirección es menos efectiva que en las dos cintas previas y a las escenas de acción les falta el nivel de balance que tuvieron las otras, eso sin contar que la sangre y el nivel de violencia fueron disminuidos por presiones del estudio, lo cual elimina la visceralidad que uno espera de una película de “The Expendables” y eso es un poco decepcionante; por otro lado, si bien la tercera entrega carece del factor de novedad de la primera y tiene menos comedia que la segunda, lo compensa siendo la que presenta la trama más elaborada de la trilogía, algo que es posible debido a que presenta un argumento más desarrollado, lo cual me sorprendió bastante.

Algo que me parece un problema notable de la película es la falta del factor sorpresa; sabemos perfectamente bien desde el principio que Stallone, Lundgren o Ford no van a morir en escena, que Stallone y Gibson tendrán una pelea final mano a mano y que en algún momento Statham tendrá un momento en que su personaje usará sus cuchillos en combate, por lo que hay pocas cosas que se salgan de lo que el público espera ver, y eso evita que la cinta logre que nos interesemos lo suficiente en el destino de los personajes.


En cuanto a las actuaciones, podemos decir que es irregular. Stallone es convincente como Barney Ross, y el resto de su equipo se ven cómodos con sus personajes dando una interpretación adecuada y del mismo nivel que de las dos películas anteriores. Snipes hace un buen trabajo y de hecho revigoriza la dinámica de equipo que tienen los “Indestructibles” y Kelsey Grammer logra dar a su personaje un nivel de humanidad raro en una cinta de acción, pero los dos puntos altos de la cinta le pertenecen a Banderas y a Gibson. 

Antonio Banderas le da una inyección de vitalidad a la película cada que está en escena y de hecho, me parece que el trabajo de Banderas se convierte en uno de los mayores atractivos de la cinta. 

Mel Gibson no desaprovecha ninguna de sus escenas, y su interpretación de un mercenario mentalmente inestable es excelente; de hecho, la mejor escena en The Expendables 3 se da cuando él y Stallone tienen una conversación en donde se revela porqué sus personajes terminaron como adversarios. 

La decepción en cuanto a los actores terminó siendo, sorpresivamente, Harrison Ford. Ford se muestra en casi todas sus escenas poco interesado y hasta cierto punto, algo aburrido; quizás la interpretación de Ford como el agente Drummer terminó sintiéndose tan vacía debido a la increíble monotonía y falta de emoción en su tono de voz, lo cual no sabemos si fue idea de Ford o del director, o a que Bruce Willis tenía más química con Stallone y Schwarzenegger que Harrison Ford.

Cuando decía que la cinta era la que cuenta con el guión más elaborado de las tres no era una exageración, pues ésta inicia con una escena de rescate bastante bien montada en la que Barney Ross y su equipo logran rescatar a Doctor Death (Snipes), un miembro del equipo original de Indestructibles y de allí continúa con otra escena de acción que nos introduce a nuestro flamante villano: Conrad Stonebanks (Gibson). El resultado de esta misión no es nada favorable para los Indestructibles, lo que obliga a Ross a desbandar a su equipo para no tener que cargar con las vidas de sus amigos sobre sus espaldas. Esto nos dirige a un montaje de reclutamiento que esperaba resultaría aburrido pero que gracias al carisma de Kelsey Grammer como Bonaparte resulta incluso divertido. El resto de la película cae entonces en un camino predecible en donde el nuevo equipo de Barney es capturado y éste se ve en la necesidad de rescatarlo con la ayuda de sus viejos amigos, lo cual desemboca en una escena de acción que a pesar de ser bastante larga, no deja de ser emocionante y que como todos esperan, llega a su clímax cuando Barney Ross y Conrad Stonebanks tienen una pelea final, al más puro y glorioso estilo de película de acción de los años ochenta.

El resultado, a pesar de los detalles ya mencionados, es una película entretenida y capaz de satisfacer al tipo de público que pueda apreciar la clase de entretenimiento que ofrece, aunque debo decir que me parece bien que esta sea la última parte de la saga de Barney Ross y sus amigos, ya que dudo mucho que el público esté allí para una cuarta entrega.

Es digno de mencionar que me sorprendió el soundtrack de la película; pienso que es bastante bueno y sin duda el mejor de la trilogía; las canciones y composiciones seleccionadas acompañan perfectamente bien a las escenas para las que se utilizaron y eso es algo poco común en una película de este tipo.

Al final, es claro que “Los indestructibles 3” es una película dedicada a un nicho de mercado cada vez más pequeño y que aunque no puede competir con las actualmente más populares películas de super héroes, es buena en lo que busca hacer y, como canción de cisne de Stallone y el resto de los héroes de acción de décadas pasada, funciona bastante bien.

Calificación: 7/10



No hay comentarios.:

Publicar un comentario