miércoles, 27 de agosto de 2014

Explicando las diferencias entre los Omegas 3, 6 y 9 y el porqué son buenos para la salud.

©Getty
Los ácidos grasos del tipo omega son un tipo de grasa importante para nuestro cuerpo, por lo que debemos incorporar alimentos en nuestra dieta de los que podamos obtenerlos ya que son esenciales para que podamos mantenernos saludables. Existen varios beneficios de llevar una dieta que incorpora omegas, por lo que en este artículo hablaremos de las ventajas de consumirlos y las diferencias entre los omegas 3, 6 y 9.
___________________________________________________
©Getty images
1. El Omega 3 combate más que el colesterol y los triglicéridos.

El omega 3 es un ácido graso poliinsaturado y hay tres tipos de éste. Los ácidos que conforman el Omega 3 son el ácido docosahexaenóico (ADH), el ácido alfalinolénico (AAL) y el ácido eicosapentaenóico (AEP). Cada uno de éstos cumple distintas funciones; por ejemplo el AAL ayuda a disminuir los niveles de colesterol y los triglicéridos en la sangre, a la elasticidad de los vasos sanguíneos y a evitar la formación de depósitos grasos en las arterias. Los ácidos ADH y AEP nos ayudan a combatir enfermedades cardiovasculares, favorecen el desarrollo ocular y cerebral (sobre todo en la infancia), contribuyen a prevenir la degeneración de la retina y algunos estudios indican que pueden auxiliar a prevenir  el Alzheimer.

Nuestro organismo es incapaz de producir Omega 3 por sí mismo, por lo que debemos obtenerlo a partir de diversos alimentos que lo contienen. El AAL se encuentra en semillas como la nuez, la macadamia y la canela. En cuanto a los ácidos ADH y AEP éstos se obtienen de pescados como el salmón, los arenques la sardina y el atún.
___________________________________________________
©expertodo
2. El Omega 6 ayuda al cerebro.

El omega 6 también es un ácido graso poliinsaturado que se divide en dos tipos. El ácido linoleico (AL) y el ácido araquidónico (AA). Normalmente los omega 6 deben consumirse junto con los del tipo 3 para complementar y aumentar el correcto funcionamiento de los anteriores; dado que los omega 6 son inflamatorios es necesario consumirlos con moderación y en una proporción adecuada a los omega 3 que ya estemos ingiriendo. Esto no quiere decir que éstos no tengan beneficios, al contrario, los omegas del tipo 6 no sólo ayudan a prevenir la formación de coágulos en las arterias y a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos como lo hacen los de tipo 3; también auxilian al correcto funcionamiento del sistema inmunológico y en el sistema nervioso y además, el omega 6 es bueno para nuestro cerebro ya que contribuye al buen funcionamiento de las neuronas y ayudan a mantener la piel saludable.

Debido a que nuestro cuerpo no puede producir Omega 6, es necesario consumir alimentos que puedan aportarlo a nuestro organismo. El AL lo podemos encontrar mayormente en semillas como el maíz, el cártamo, el arroz, diversos tipos de nuez y el cacahuate. En cuanto al AA, éste lo encontramos en la leche y otros productos lácteos, el aceite de cacahuate, el huevo y la carne roja.
___________________________________________________
©Getty
3. El Omega 9 limpia las arterias.

El Omega 9, a diferencia de los omegas 3 y 6, no es un ácido poliinsaturado. El omega tipo 9 es un ácido monosaturado y también se les conoce como ácidos oléicos (AO). Es importante ya que aporta varios beneficios a nuestra salud; este tipo de omega nos ayuda a reducir la hipertensión arterial y también es esencial en la eliminación de las placas de grasa en las arterias ya que el AO favorece la disminución del colesterol “malo” (el de tipo LDL) y el aumento del colesterol “bueno” (el de tipo HDL) y esto a su vez ayuda a disminuir los riesgos de enfermedades cardiacas. Otro beneficio del omega 9 es que refuerza las membranas de los glóbulos rojos en la sangre y propicia su buen funcionamiento; además, los ácidos oléicos tienen un efecto antiinflamatorio.

Otro punto en el que el Omega 9 es diferente a los de clase 3 y 6 es que nuestro organismo tiene la capacidad de producir omega 9 a partir de los otros dos, aunque es también importante consumirlo por nuestra cuenta. El ácido oléico se encuentra en los aceites como el de girasol y principalmente en el de oliva, aunque también es posible encontrarlo en semillas como las avellanas, las nueces, los cacahuates y en otros alimentos como el aguacate, los arenques y anguilas.

Referencias:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario