miércoles, 23 de julio de 2014

Marcial Lafuente Estefanía, un autor desconocido.

Marcial Antonio 
Lafuente Estefanía
“Sin pensarlo un solo segundo volvió a carrera abierta donde había dejado su caballo y montándolo de un salto lo lanzó como una centella en dirección al racho de Jasper Amery; hacia el cubil de la fiera”

El fragmento superior pertenece a libro titulado “Un maldito asesino” una de las muchas novelas publicadas por uno de los autores españoles más prolíficos e influyentes dentro de la cultura popular del siglo veinte. Me refiero desde luego a Marcial Lafuente Estefanía, escritor pulp español cuya vida es por demás interesante.

Nacido como Marcial Antonio Lafuente Estefanía en Toledo en 1903, fue un autor de una productividad impresionante, que publicó constantemente hasta su muerte a los 81 años, causada ésta por una fuerte pulmonía, en 1984.

Cabe mencionar que Marcial no empezó su vida pensando en convertirse en escritor, ya que de entrada sus estudios fueron de ingeniería industrial pero curiosamente fue gracias a su profesión como ingeniero que pudo tener la oportunidad de trabajar fuera de España; de hecho, tuvo la oportunidad de recorrer Estados Unidos por cuestiones de trabajo entre 1928 y 1931, lo cual más adelante le serviría como apoyo para dar forma a sus relatos.

El camino como escritor no se abrió para Marcial Lafuente hasta que, en su calidad de general de artillería del Ejército Republicano, participó en varios combates durante la Guerra Civil española, lo cual le valió ser encarcelado. Fue cuando estuvo preso que decidió comenzar a escribir en forma deliberada, y esta práctica terminó siendo de gran valor para el novel escritor, puesto que le fue prohibido ejercer su profesión cuando fue liberado.

Inició publicando obras policiacas o relatos románticos con distintos sobrenombres, pero no fue sino hasta 1943 que publicó su primer novela del oeste titulada “La mascota de la pradera” entrando así a formar parte de Editorial Brugera en donde se convirtió, junto a Corín Tellado, en uno de los mayores activos de esa empresa.

Mencioné al principio que Estefanía fue un escritor de una productividad pasmosa, y no es para menos, ya que se estima que es autor de más de 1,000 novelas todas escritas en formato de octavilla (o media cuartilla, es decir una pequeña hoja de papel de 11 x 16 cm). Si bien sus novelas por regla tenían menos de cien páginas, Estefanía publicaba una semanalmente, y que lo hizo por años sin fallar, lo cual es la razón por la que su prolífica carrera sea algo de admirarse.

(C)vintagesleazepaperback
Es importante mencionar que bajo el nombre de Marcial Lafuente Estefanía se han publicado de hecho más de 3,000 títulos en este formato, pero esto se debe a que desde 1958 no sólo Estefanía escribía los libros, sino que sus dos hijos, Francisco y Federico, se incorporaron como escritores adjuntos y al día de hoy incluso el nieto de Marcial ha colaborado con algunos más, a fin de mantener con vida el nombre que incluso hoy continua siendo sinónimo de la novela del oeste.

Los librillos de Estefanía fueron bastante exitosos y en su momento de mayor apogeo en los años 50 su trabajo alcanzó tirajes de hasta 100,000 ejemplares. Al leer su trabajo, me queda claro que esto no habría sido posible si el autor hubiera carecido de habilidad y talento, pero me parece que su precisión histórica en los relatos es un factor mucho más determinante. Esta precisión era lograda por Marcial en parte gracias a su estadía en Estados Unidos, pero también a sus constantes consultas a libros sobre la historia Americana que le permitían mantener un aire de autenticidad a sus relatos, lo cual desde luego se tradujo en ventas y aceptación entre su público; debido a esto, es posible afirmar que leer una novela escrita por Estefanía es entrar en una lectura de fácil acceso en la que el lector encontrará mundos sólidos con personajes bien definidos de diálogos sinceros y efectivos que permiten recordar porqué la lectura es uno de los mejores pasatiempos.

Es una pena que un autor que ha logrado vender más de 50 millones de ejemplares de sus obras en España, Estados Unidos, México y varios países de América Latina y que además definió la imagen del Western literario en su propio país, sea tan poco reconocido (e incluso menospreciado) por el mundo literario. Sí bien es verdad que el trabajo de Estefanía se publicó como sencillos libritos de papel imprenta vendidos por cinco pesetas y que sus novelas pertenecen al mundo del pulp, pero eso no demerita sus logros ni su capacidad como narrador.

Aún hoy es posible encontrar en algunos puestos de revistas reediciones de los libros de Estefanía o ediciones nuevas escritas por su hijo o nieto. Son bastante económicas, por lo que si algún día tienen interés en leer una novela del oeste, un libro de Marcial Lafuente Estefanía es la mejor manera de entrar en el casi olvidado género literario del western. 

miércoles, 16 de julio de 2014

6 Mitos acerca de la diabetes.


En la actualidad tenemos un problema de salud llamado Diabetes que genera dificultades que para muchos de nosotros pasan desapercibidas ya que no hay una campaña de alta penetración en los medios que alerte a la población sobre los riesgos y consecuencias de este padecimiento y esto es en extremo lamentable. Es cierto que podemos recibir información adecuada en hospitales y otros centros de salud, pero me parece que debería ser más accesible.

Esta falta de información es aún más alarmante cuando recordamos que la diabetes es un padecimiento predecible; medidas como realizar ejercicio por 30 minutos al día, limitar el consumo de grasas y azucares, dejar de fumar y reducir el consumo de alcohol, monitorear nuestra presión arterial, vigilar nuestro peso y sobre todo consultar a un médico son acciones que pueden marcar una gran diferencia.

Estoy seguro de que todos conocemos a alguien que sufre de este padecimiento y debido a que existe mucha desinformación respecto a la diabetes, en esta ocasión abordaré seis de los mitos más comunes relacionados con esta enfermedad a fin de colaborar un poco compartiéndolos con ustedes.


Mito 1: Ingerir comida o azucares en exceso causa diabetes.

Esto es falso. Comer mucha azúcar no es un determinante (aunque tampoco es bueno para la salud). En realidad, la diabetes aparece cuando algo afecta la habilidad de nuestro cuerpo para convertir la comida que ingerimos en energía; eso quiere decir que nuestro organismo usa los alimentos para producir glucosa, y la glucosa le da energía a nuestras células. El páncreas produce insulina, una sustancia que ayuda a nuestro cuerpo a utilizar la glucosa. Cuando aparece un problema que afecta este proceso se presenta la diabetes.

Esto no significa que la diabetes tipo 1 y tipo 2 sean lo mismo. La diabetes tipo 1 sucede cuando el páncreas no produce insulina, lo que provoca que la azúcar se acumule en la sangre y que el enfermo tenga que tomar insulina para poder llevarla a sus células. Este tipo de diabetes comienza por lo general en la niñez o en personas jóvenes.

La diabetes tipo 2 sucede cuando el páncreas no produce la insulina suficiente para las necesidades del organismo, cuando la insulina no funciona de manera adecuada dentro del organismo o cuando se presentan estos dos factores al mismo tiempo. Debemos mencionar que la diabetes tipo 2 puede aparecer en cualquier edad y que la obesidad hace que sea más posible desarrollarla.

Mito 2: La insulina causa daños al organismo.

Muchas personas que tienen diabetes piensan que la insulina les provocará reacciones adversas y por ello se resisten al tratamiento, cuando en realidad la insulina es lo que los mantiene con vida. En realidad, lo que causa estos malestares no es la insulina, sino las reacciones adversas provocadas por los niveles bajos de glucosa. Para evitar esto, cuando se está en tratamiento con insulina es necesario mantener un registro constante de los niveles de azúcar en la sangre para así poder evitar los problemas causados por una baja de la misma.

Mito 3. La obesidad provoca diabetes.

Como ya lo dijimos, el sobrepeso sí es un factor, pero los antecedentes médicos familiares son más importantes. Muchas personas con obesidad no desarrollan diabetes tipo 1 (cuando el páncreas deja de producir insulina) y se quedan en tipo 2, mientras que personas con peso normal pero con historia familiar de diabetes pueden llegar a desarrollar diabetes de tipo 1.

Mito 4. La diabetes aumenta el riesgo de contagio de otras enfermedades.

No. La diabetes no hará que una persona sea más vulnerable a enfermedades infecciosas. Sin embargo, una persona con diabetes puede sufrir mayores complicaciones cuando contrae algún padecimiento causado por virus, como por ejemplo la gripe o influenza, por lo que debe tenerlo en cuenta y vacunarse o recibir tratamiento cuando sea necesario.

Mito 5. Un diabético aprende a determinar sus niveles de azúcar por sí mismo.

Esto también es falso. Un diabético puede sentir los síntomas relacionados a niveles de azúcar bajos por otras razones como alguna infección de las vías respiratorias o cambios de presión, o quizás orine demasiado por un problema en sus tractos urinarios y no porque sus niveles de glucosa han subido más de lo normal. Un diabético no puede confiarse y debe, siempre, revisar sus niveles de azúcar para estar seguro de su condición en cualquier momento.

Mito 6. Un diabético deberá comer alimentos distintos a los de los demás.

Esto es falso. Si tomamos en cuenta que las necesidades de una dieta balanceada indican que debe incluir frutas, verduras, granos y alimentos con proteínas y grasas saludables, encontramos que es posible organizarse para que una persona que padece diabetes pueda planear su alimentación de manera que no sea necesario cocinar aparte para ellos. Simplemente es cuestión de organizarse correctamente a fin de mantener un plan adecuado que sea benéfico para todos, pues una alimentación sana ayudará a todos los miembros de la familia.

Es importante recordar que un cambio de estilo de vida, por muy difícil que parezca, es la llave para alcanzar y mantener un mejor estado de salud y prevenir enfermedades. Quizás no sea sencillo hacerlo sólo, por lo que no debemos olvidar que podemos pedir el apoyo de nuestra familia y amigos para conseguirlo y sobre todo, recordar que la orientación médica es insustituible.

Siempre hay tiempo para dedicar a nuestra salud, sólo es cuestión de decidirnos a hacerlo.

lunes, 7 de julio de 2014

Barranca de Huentitán, maravilla natural del estado de Jalisco, México.



Barranca de Huentitán
©Fabian Cruz
Definitivamente, la barranca de Oblatos es una de las zonas verdes más impresionantes no sólo de Jalisco, sino de México. Es un espacio de considerable tamaño, pues cubre más de mil hectáreas y tiene una amplia variedad de flora, y aunque las especies de animales nativas han ido desapareciendo debido a la intervención humana y ya no sea muy común encontrar gran variedad de la misma, todavía es posible observar peces, muchos tipos de aves, algunos reptiles, murciélagos, una amplia gama de insectos, etc. En cuanto a la flora, destacan algunas variedades de nopal y cactus, robles, pinos y encinos, así como diversos tipos de flores. Existen también mantos freáticos de los que surgen aguas termales, aunque a mi parecer estos no han sido bien aprovechados y no se les da el cuidado pertinente al permitirse su uso indiscriminado a los visitantes de esta área sin ninguna precaución aparente de higiene y sanidad; a pesar de esto, el lugar en donde se encuentran estos manantiales todavía mantiene una relativa belleza.

En la actualidad existen tres miradores que permiten al visitante apreciar este bello lugar, los cuales son el Parque Mirador Independencia, el Mirador Dr. Atl y el Mirador de Huentitan, parte de la barranca también puede apreciarse desde el Zoológico de la ciudad de Guadalajara, que ofrece un servicio de teleférico llamado “Sky Zoo” que no sólo permite ver a los animales desde el aire sino también una vista de parte de la barranca de Oblatos. 

Este lugar es también un punto popular para el deporte, ya que es común ver personas recorrerlo ya sea caminando o corriendo para mantener o mejorar su condición física, algo que dado el terreno y su elevación e inclinación, es una verdadera prueba de resistencia y un gran logro para aquellos que logran conseguir este objetivo. 

A lo largo de los años se han desarrollado varios proyectos dentro de la barranca o en sitios aledaños, entre los que destacan el Zoológico Guadalajara, el Centro Universitario de Arte Arquitectura y Diseño y el Planetario. Los dos primeros son lugares recomendables para visitar, pero desafortunadamente el Planetario en estos momentos no está en condiciones óptimas, lo cual es una lástima ya que su potencial para convertirse en un lugar óptimo para la divulgación científica en el estado, algo muy necesario, es inmenso.

Otro aspecto interesante de la zona es que a lo largo de la historia ha sido escenario de distintos eventos importantes como algunas batallas durante la guerra de Revolución y de varios combates durante la Guerra Cristera, es importante mencionar que la barranca también sirvió de escondite a grupos de Cristeros, que aprovechaban el intrincado bosque para evadir al ejército.

También, a lo largo de la barranca es posible visitar algunas presas y plantas hidroeléctricas  que ya no están en servicio, pero que cuentan con una larga y muy interesante historia ya que fueron pioneras en la generación de la energía y siguen siendo lugares impresionantes para el visitante, en particular una vieja estación en donde pueden encontrarse dos grandes esculturas conocidas como “los Atlantes” que, a pesar de su deterioro, siguen siendo una pieza de arte de cierto valor, en especial por lo complicado que resulta acceder al sitio en donde se ubican. 

Puente de Arcediano
©Fabian Cruz
En esta zona también está el puente de Arcediano, reconstruido y renovado a partir de piezas del original; este proyecto terminó en el año 2012 y se ha convertido en un atractivo para los visitantes de la barranca. También es posible visitar el pequeño poblado, hoy abandonado, de Las Juntas, que fue desalojado a raíz del proyecto de la presa de Arcediano.  

Algo importante a mencionar es que a pesar de que este hermoso cañón fue declarado como área natural protegida ya desde 1997, hay todavía mucho trabajo pendiente en cuanto a sanear las aguas del Río Grande de Santiago, puesto que las mismas se encuentran en extremo contaminadas y esto es algo deplorable. Desde mi punto de vista, es definitivo que se requieren de por lo menos dos plantas de tratamiento de aguas y espero que sean construidas antes de que sea demasiado tarde; la Barranca de Huentitán es un tesoro del estado de Jalisco y de México, y como tal, se merece todo el esfuerzo que sea necesario para garantizar su conservación.